Washington Report News
Sin categoría

Nueva asistencia federal para la jubilación de quienes trabajan por cuenta propia

La nueva ley – Secure 2.0 Act – provee contribuciones directas a los ahorros de retiro para trabajadores de ingresos moderados y bajos, pero no comenzará hasta 2027.

Los trabajadores de la denominada gig economy – personas empleadas a corto plazo o por cuenta propia – no mantienen ahorros para el retiro similares a los de los empleados en puestos tradicionales de trabajo.  Parte de una nueva ley federal podría ayudarles a equiparar la diferencia.

Según una encuesta de Pew Charitable Trusts, los trabajadores no tradicionales – contratistas, personas a libre disposición y quienes trabajan en aplicaciones de transporte o entrega a domicilio – a menudo les cuesta ahorrar para su retiro porque no tienen acceso a planes disponibles para empleados a tiempo completo.  La variabilidad de ingresos, los gastos de corto plazo y las emergencias dificultan a este tipo de trabajadores ahorrar para las necesidades de jubilación a largo plazo, determinó Pew.

Aun cuando muchas de estas personas son financieramente astutas, les preocupa que no tendrán suficiente dinero para retirarse.  “Entienden que deben hacer más”, dice Alison Shelton, investigadora senior del proyecto de jubilación y ahorros de Pew, pero muchas veces no tienes los medios para ello.

Gran parte de la ley Secure 2.0, la legislación para el retiro promulgada por el Presidente Biden a finales de diciembre, se enfoca en aumentar las opciones de ahorro en el entorno de trabajo, pero algunas de sus secciones también benefician a empleados no tradicionales.  Notablemente, la ley introdujo una “equiparación para ahorristas”; un nuevo incentivo para ayudar a trabajadores de ingresos bajos y moderados a construir un nido proveyendo contribuciones directas del gobierno a las cuentas de jubilación.  (Esta opción eventualmente reemplazará al denominado Crédito para Ahorristas).

Bajo el nuevo programa, el gobierno federal depositará una cantidad igual al 50% de la contribución del empleado a una cuenta individual o colectiva de retiro hasta un máximo de $2.000 por pareja ($1.000 por individuo).  La elegibilidad se basa en nivel de ingresos y la cantidad contribuida por el gobierno disminuye al alcanzar ciertos límites.  Los contribuyentes individuales pueden ganar hasta $35.000 y los contribuyentes en pareja pueden ganar hasta $71.000 y calificar para una equiparación al menos parcial.

“Es una manera más efectiva de lograr que la gente ahorre”, dijo Tim Steffen, director de planificación fiscal de Baird Private Wealth Management.

Hay ciertos puntos a tomar en cuenta.  Las contribuciones del empleado pueden ser hechas a través de una cuenta de jubilación Roth o tradicional, pero la contribución del gobierno no puede ir a una Roth, dice Sarah Brenner, directora de educación para la jubilación del la firma de asesorías sobre cuentas de retiro individuales (I.R.A., por sus siglas en inglés), Ed Slott y Compañía.  Sólo puede hacerse a otro tipo de cuenta elegible como una I.R.A. tradicional. (Las I.R.A. tradicionales suelen ofrecer deducciones fiscales a las contribuciones, pero al retirar fondos de la cuenta, se gravan a la tasa de impuesto sobre la renta.  Las contribuciones Roth no son deducibles de impuestos, pero no se gravan al liquidarlas de la cuenta – al igual que algunos tipos de ingresos, como por ejemplo cuando se tiene una cuenta abierta durante más de cinco años).

Aun así, dice Brenner, la equiparación para ahorristas puede ser útil para los trabajadores por cuenta propia que están comenzando, particularmente los jóvenes con menores ingresos.  “Hay mucha oportunidad allí”, indica.

Desafortunadamente, esta equiparación no estará disponible hasta dentro de cuatro años, ya que hay algunos detalles que finalizar.  Por tanto los trabajadores libres deben buscar otras maneras de ahorrar sin ese incentivo hasta el 2027.

Empleados no tradicionales pueden contribuir a su propia I.R.A. y definir contribuciones automáticas a ésta desde su cuenta bancaria.  (Pueden también obtener el actual crédito para ahorristas si califican).  Los trabajadores normalmente ahorran más si las contribuciones son automáticas, dice David Certner, abogado legislativo de la AARP.

Aun contribuyendo unos pocos cientos de dólares cuando puedan, “es bueno comenzar”, indica Spencer Betts, un planificador financiero certificado en Lexington, MA.

Algunos cambios contenidos en la ley Secure 2.0 que pueden ayudar a los trabajadores no tradicionales si comienzan este mismo año.  Los planes de pensión simplificados (SEP I.R.A.), que utilizan mucho los empleados por cuenta propia porque los límites de contribución son mayores, pueden permitir contribuciones Roth, según dice Brenner.  Pero los proveedores de I.R.A. necesitarán tiempo para preparar sus programas para ofrecer la opción Roth, comentó, con lo cual los ahorristas deberán tener paciencia.  (Solo las cuentas 401K – otra opción de ahorros para la jubilación de personas de empleo propio, aceptan actualmente las contribuciones Roth).

A la misma vez, los Estados están ofreciendo programas I.R.A. para trabajadores tradicionales que no tienen acceso a planes de jubilación a través de sus empleadores, y algunos, como en el caso de Oregón, están abriendo esta opción para gente de empleo propio.

A continuación algunas preguntas y respuestas sobre el ahorro para retiro de trabajadores de la economía gig.

¿Cuánto puedo contribuir a una I.R.A. tradicional o Roth?

Para el año 2022, puede contribuir hasta $6.000 ($7.000 si es mayor de 50).  Para 2023, esos límites aumentan en $500 cada uno.  (Pero uno normalmente no califica para contribuir a una Roth, o para obtener una deducción impositiva al contribuir a una I.R.A. tradicional, si sus ingresos son superiores a un límite preestablecido).  El servicio de administración tributario (I.R.S.) puede informarle en detalle.

¿Quién tiene derecho al Crédito por Ahorrista?

Este beneficio poco conocido permite a los contribuyentes individuales obtener parte de sus contribuciones para retiro a través de una reducción de impuestos.  Acceso al programa y el monto del crédito dependen de sus ingresos, el tipo de contribuyente y el monto de la contribución a la cuenta de jubilación.  El crédito puede ser de hasta $1.000 para contribuyentes individuales y $2.000 para contribuyentes en pareja.  Para el año 2022, contribuyentes individuales que ganaron hasta $34.000 son elegibles ($36.500 para 2023).  Los casados que enteran sus impuestos como pareja con ingresos de hasta $68.000 califican para 2022 ($73.000 en 2023).

¿Puedo utilizar mi cuenta de ahorros para temas de salud a manera de ahorrar para mi jubilación?

Si.  Muchos trabajadores de empleo propio tienen planes de seguro sanitario con deducibles elevados que pueden aunarse con cuentas de ahorro sanitario (H.S.A.), las cuales son eficientes desde el punto de vista fiscal.  Los fondos contribuidos pueden utilizarse para gastos médicos actuales, o ahorrarse e invertirse a más largo plazo.  Los fondos contribuidos son deducibles de impuestos, al igual que las ganancias de capital sobre los mismos.  El dinero es libre de impuestos federales y estatales cuando se utiliza para gastos médicos.  Después de los 65 años, no ha penalidades si se utilizan los fondos en gastos que no son médicos, pero las liquidaciones para dichos gastos se gravan como si fueran ingresos ordinarios.

Ann Carns – NY Times

Lea el artículo original aquí.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Estados Unidos reafirma que continuarán las expulsiones bajo el Título 42

Washinton Report News

Usyk vs Joshua II, la pelea del año en los pesos pesados

Washinton Report News

Trump usa mensajes antisemitas y teorías conspirativas para recaudar fondos