Washington Report News
Sin categoría

Los peligros del fentanilo, un enemigo que crece y se extiende 

Estados Unidos está atravesando la fase más mortífera de una epidemia de adicción a opiáceos que comenzó hace décadas y no ha hecho sino empeorar. En el centro de esta crisis ha surgido un nuevo y peligroso protagonista: el fentanilo.

De las aproximadamente 107 mil muertes por sobredosis que ocurrieron en Estados Unidos en el 2021, dos tercios fueron causadas por fentanilo, que se ha convertido en la principal causa de fallecimientos entre los estadounidenses de 18 a 49 años. Esto es según un análisis del Washington Post basado en datos del Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. 

Para ponerlo en perspectiva, más personas han muerto por sobredosis de opioides sintéticos que el número de militares estadounidenses muertos durante las guerras de Vietnam, Irak y Afganistán juntas. 

El fentanilo es un poderoso analgésico sintético que fue desarrollado hace casi 60 años. Por lo general, se administra a pacientes con cáncer o que han pasado por cirugías y que experimentan un dolor tan intenso que no se calma con otros opiáceos.

Según la Administración de Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) el fentanilo es 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más potente que la morfina. Además de producir sentimientos de euforia similares a los de la heroína, esta droga también puede causar reducción de la presión arterial, sedación, mareos y depresión respiratoria.

Las muertes por fentanilo comenzaron a aumentar en 2013, cuando los narcotraficantes comenzaron a mezclar con otras drogas como heroína y cocaína, sin consentimiento (ni conocimiento) por parte de los consumidores. 

Pero, cada vez más, los americanos están consumiendo la droga con conocimiento de causa. De acuerdo con un médico de emergencias en un importante hospital en la costa oeste de Estados Unidos, quien pidió ser identificado como John, “probablemente por no tener acceso a la heroína, estas personas acaban consumiendo fentanilo a propósito, y esa es una diferencia importante que hemos estado viendo en las salas de emergencia en el último año”.

El COVID-19 ayudó a allanar el camino para el ascenso del fentanilo. Llevados al aburrimiento y al aislamiento por la pandemia, muchos estadounidenses recurrieron a las drogas ilegales, y en 2020 y 2021, el fentanilo mató a más personas que nunca antes.

El fentanilo que se consume en Estados Unidos es fabricado en laboratorios clandestinos en México y China, según la DEA.

“Estamos en la era de las drogas sintéticas,” dijo Sam Quiñones, periodista especializado en tráfico y adicción de drogas y autor del libro Historias verdaderas sobre esperanza en tiempos de fentanilo y meth. 

“Los productores de drogas ilícitas han hecho una transición de las drogas vegetales a las que se pueden producir en un laboratorio sólo con productos químicos”. Esto las hace mucho más difíciles de detectar. Y los productos principales que se están exportando a los Estados Unidos son el fentanilo y la metanfetamina. 

Parte del fentanilo ilícito fabricado en laboratorios chinos se ha estado enviando a los Estados Unidos en paquetes pequeños a través del sistema postal de los EE. UU. o de empresas de transporte nocturno, lo que dificulta su detección. 

En el caso de la producción en México, Quiñones explica que la droga llega a Estados Unidos a través de la frontera terrestre, especialmente en California y Arizona. “Este tráfico es controlado por grupos de crimen organizado que conforman el narcotráfico mexicano”, dijo Quiñones. “La mayoría se cruza en coches y camiones, pero también hay trata de personas que transportan kilos y kilos de estas drogas”. 

Te puede interesar: DEA incautó este año tanto fentanilo como para matar a todo EEUU

Quiñones añade que se ha estado envasando el fentanilo en presentaciones que parecen a productos farmacéuticos legítimos.

El fentanilo ilícito es una sustancia blanca en forma de polvo y se puede prensar en píldoras recetadas falsificadas. Se han incautado tabletas multicolores tipo “arcoíris”, una señal que usualmente sugiere a los usuarios que las píldoras multicolores contienen fentanilo.

En las calles, a la droga se le conoce popularmente con varios nombres, entre ellos Apace, China Girl, China Town, China White, Dance Fever, Goodfellas, Great Bear, He-Man, Poison, y Tango y Cash, de acuerdo con la DEA.

Para Quiñones, debido a que estas drogas dejan al usuario completamente aterrorizado de la posibilidad de no tener acceso a ella, muchas personas permanecen en tiendas de campaña incluso si se les ofrece alojamiento o tratamiento médico. “He visto personas en estos campamentos incluso cuando la temperatura del ambiente es fría, o cuando está nevando,  porque sus cerebros están absolutamente controlados por estas drogas”. Quiñones explica que los adictos sin incapaces de dejar estos campamentos callejeros porque es allí donde saben que conseguirán la droga. “Las tiendas de campaña con drogadictos no existían hace diez años como ahora”, dijo.

Algunas de las tasas de mortalidad más altas por sobredosis de fentanilo se concentran en el noreste y el centro-oeste del país, específicamente en West Virginia, D.C., Tennessee y Kentucky.

Se ha registrado un aumento significativo en el número de muertes por sobredosis en la comunidad latina. La Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias del gobierno federal, o SAMHSA, describió el problema del uso incontrolado de opioides en la comunidad latina como un “asunto de urgencia” en un informe especial publicado en 2020.

En el estado de Maryland, el Centro de Comando Operativo de Opioides informó que, de enero a septiembre de 2020, las muertes relacionadas con el uso de opioides aumentaron un 16% entre los blancos no hispanos y un 13% entre los negros no hispanos, mientras que los latinos experimentaron un aumento del 27,3%.

En California, donde se han registrado la mayoría de los casos de sobredosis de opioides entre los latinos en EE.UU, las muertes relacionadas con el fentanilo comenzaron a aumentar drásticamente en 2015. Las visitas al servicio de urgencias relacionadas con los opioides entre los latinos han aumentado constantemente desde 2006 con un fuerte aumento en las tasas en 2019 y 2020. 

Pero estas cifras podrían ser mayores considerando que muchos inmigrantes indocumentados se quedan sin registro, porque tienen demasiado miedo de buscar ayuda, añadió Quiñones. La imposibilidad de acceder a la ayuda necesaria en el momento oportuno contribuye a agravar los problemas de adicción y aumenta las posibilidades de muerte por sobredosis.

La entrada Los peligros del fentanilo, un enemigo que crece y se extiende  se publicó primero en El Tiempo Latino.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

LeBron James alimenta su leyenda y se convierte en el máximo anotador en la historia de la NBA

Washinton Report News

Trasplantes de riñones de cerdos en humanos marcan avances en la ciencia

Washinton Report News

Virgin Orbit busca comprador porque está en quiebra