Washington Report News
Sin categoría

Filtración del Pentágono es imperdonable

Las imputaciones a Teixeira demuestran que los controles sobre el intercambio de inteligencia interno son demasiado laxos.

Opinión de la Junta Editorial del Financial Times

Para una superpotencia mundial, una filtración importante de material clasificado ya es bastante grave. Tres en 13 años es imperdonable. El nombre de Jack Teixeira parece destinado a unirse al de Edward Snowden y Chelsea Manning en los anales de las revelaciones vergonzosas y perjudiciales para la inteligencia estadounidense. Aunque es posible que salgan a la luz más documentos, el volumen en este caso parece menor; son pocas las revelaciones que asustan. Pero el mero hecho de la filtración, presuntamente a cargo de un guardia aéreo de 21 años aficionado a las armas con ideas de derecha, supone un nuevo golpe al prestigio y a la seguridad estadounidenses.

El elemento más perjudicial de la última filtración es que, al igual que los incidentes anteriores, compromete la futura capacidad de recopilación de inteligencia y pone en peligro los activos estadounidenses y sus vidas. Los documentos sugieren que EEUU ha penetrado profundamente en el ejército ruso, teniendo acceso incluso a algunos planes operativos. Una probable ofensiva rusa contra el intercambio interno de información y comunicaciones podría debilitar o eliminar lo que ha sido una fuente de ventaja para Estados Unidos y, por tanto, para Kiev durante la guerra.

La información contenida en las filtraciones sobre, por ejemplo, el ritmo de las entregas de municiones a Ucrania, la eficacia de las armas estadounidenses allí y el estado de sus sistemas de defensa antiaérea, podría servir de ayuda para las propias operaciones de Rusia. Los opositores, incluidos no sólo Moscú sino también Pekín, pueden deducir mucho de lo que Estados Unidos sabe y de lo que parece no saber, y de cómo evalúa la información que dispone.

Volverán a dañarse los lazos con los aliados. Desde las revelaciones de Snowden, que Estados Unidos también los espía, no es ninguna revelación. Pero los informes sobre conversaciones privadas en gobiernos de Corea del Sur, Israel o Hungría son un desafortunado recordatorio del alcance de esas operaciones. Los aliados, en particular los del grupo de los “Cinco Ojos”, que incluye a Australia, Canadá, Nueva Zelanda y el Reino Unido, pueden estar menos dispuestos a compartir información con Estados Unidos tras otro episodio que ha puesto en tela de juicio la capacidad de este país para guardar secretos. Y se preguntarán por qué el material de inteligencia se comparte tan ampliamente en todo el sistema estadounidense pero no con ellos en muchos casos: varios documentos que Teixeira supuestamente publicó están clasificados como “no divulgables a ciudadanos extranjeros”.

De hecho, la pregunta más urgente que suscitó el último fárrago es la siguiente: ¿cómo pudo un guardia nacional subalterno que se alistó apenas en 2019 acceder a sesiones informativas preparadas para funcionarios de alto nivel, por no hablar de imprimirlas y fotografiarlas? ¿Cómo pudieron permanecer durante semanas en una plataforma de chat muy popular entre los gamers antes de que los directivos se dieran cuenta?

El problema deriva en parte del hecho de que la investigación sobre los fallos de los servicios de inteligencia estadounidenses tras el 11-S concluyó que la información estaba “restringida” o compartimentada dentro de los departamentos, y pidió que se compartiera más en todo el gobierno. Se creó la oficina del Director de Inteligencia Nacional para coordinar los esfuerzos. Pero cuando lo que se denomina un oficial de sistemas de transporte cibernético —responsable de la infraestructura informática, no del análisis—, al que se le otorga el tercer rango más bajo de las fuerzas aéreas, puede supuestamente descargar material sensible, el intercambio ha ido demasiado lejos. Está claro que los controles establecidos tras los casos Manning y Snowden no han funcionado.

El secretario de Defensa estadounidense Lloyd Austin ha declarado una revisión urgente. Se debe volver a analizar qué personal tiene acceso al material, cómo acceden a él y cómo se los investiga. También hay que reforzar las salvaguardias, por ejemplo, generando copias numeradas para cada persona e impidiendo que se impriman o retiren materiales. Ningún país es inmune a la penetración a alto nivel de sus esfuerzos de inteligencia. Sin embargo, ningún aliado de la OTAN ha experimentado algo parecido a los casos Manning, Snowden y ahora Teixeira. Cuando se trata de filtraciones de bajo nivel pero destructivas, Estados Unidos forma parte de una dudosa clase aparte.

La Junta Editorial

Derechos de Autor – The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

últimas noticias


Llegó el 2024 anticipadamente


Los jóvenes se rehúsan a usar condón y aumentan los contagios por ITS


Así se verían Los Simpson en la vida real según la Inteligencia Artificial


Ciudades Santuario: ¿Qué son y cómo funcionan?


Así es el lugar donde se quedan Cazzu y Christian Nodal en Argentina


En vídeo


YouTube video

Sucesos


YouTube video

Política


YouTube video

Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

En el DMV es posible obtener cobertura médica subsidiada

Washinton Report News

“Catar 2022 seguramente será mi último Mundial”

Washinton Report News

Cuatro militares australianos desaparecidos en accidente de helicóptero

Washinton Report News