Washington Report News
Sin categoría

Conoce a los siete presidentes de EEUU que también fueron investigados por un fiscal especial

Tras el hallazgo de documentos clasificados en una vieja oficina, el presidente Joe Biden se une al club de mandatarios estadounidenses que han enfrentado investigaciones por parte de un fiscal especial, aunque por distintas razones. 

Desde el escándalo político del Watergate, en el que el escrutinio al entonces presidente Richard Nixon llevó a su renuncia tras haber intentado encubrir su participación en el allanamiento a la sede del Comité Nacional Demócrata, siete mandatarios o miembros de gabinete han sido objeto de investigación. 

A lo largo de los años, los fiscales especiales que examinan la Casa Blanca han investigado acusaciones de corrupción financiera, soborno, tráfico de influencias, venta de favores y muchas mentiras a las autoridades. Aquí los casos: 

Gerald R. Ford

Ford, del partido republicano, fue presidente de Estados Unidos entre 1974 y 1976. Ha sido el único mandatario que no fue elegido por votación. 

  • Tras la renuncia de Nixon en 1974, Ford lo sucedió en la presidencia, pero fue derrotado en las elecciones para un mandato completo en 1976.
  • Cuando estaba en el cargo, se le acusó de haberse embolsado fondos de un sindicato de trabajadores marítimos que habían sido lavados a través de una organización republicana de Michigan.
  • El Fiscal General Edward H. Levi asignó a Charles F.C. Ruff, el último de los fiscales especiales de Watergate, a investigar. Ruff no encontró ningún delito y lo absolvió poco antes de las elecciones de 1976, indica The New York Times. 

Jimmy Carter

El demócrata Jimmy Carter estuvo en la presidencia entre 1977 y 1981. En su mandato fueron designados dos fiscales especiales para investigar denuncias separadas de que sus asistentes habían consumido cocaína. 

  • Incluso, también había una historia de que su jefe de gabinete, Hamilton Jordan, había esnifado cocaína una noche en el famoso club nocturno Studio 54 de Nueva York.
  • Ambos fiscales especiales concluyeron sus investigaciones sin encontrar pruebas suficientes para presentar cargos.

Ronald Reagan

La administración del republicano Ronald Reagan estuvo acosada por más de media docena de fiscales especiales, quienes estaban investigando a algunos de los colaboradores más cercanos del presidente, como Michael K. Deaver y Edwin Meese III, aunque no todas terminaron con cargos o imputaciones. 

  • Bajo una legislación de 1978, el título de los fiscales especiales en ese entonces cambió a “abogado especial”, con el fin de darles más autonomía. 
  • El escándalo más grave en la administración fue el caso conocido como “Irán-contra”, en el que altos  oficiales de la administración de Reagan facilitaron la venta de armas a Irán, que estaban bajo un embargo, a cambio de ayudar a asegurar la liberación de los rehenes en poder de los terroristas de Hezbolá.
  • La Casa Blanca usó las ganancias para financiar a los Contras en Nicaragua, un grupo  rebelde de derecha, a pesar de que el Congreso lo había prohibido. 

Lawrence Walsh, el abogado especial, procesó a varios funcionarios, pero no al propio Reagan, y el Congreso optó por no iniciar un juicio político.

George H. W. Bush

El caso “Irán-contra” persiguió a George H. W. Bush, quien era vicepresidente de Reagan, cuando llegó a la Casa Blanca en 1989 y hasta 1993. El mandatario culpó al fiscal especial Walsh por haberle costado un segundo mandato. 

  • Cuatro días antes de las elecciones de 1992, Walsh emitió una nueva acusación contra Caspar W. Weinberger, el secretario de defensa de Reagan, que, a grandes rasgos, apuntaban a que, en realidad, Bush sí sabía que había una oposición interna al intercambio de rehenes. 
  • La oficina de Walsh negó cualquier motivación política, pero el momento en el que se hizo la acusación convenció a Bush de que el fiscal estaba tratando de influir en el resultado electoral.
  • Después de perder las elecciones, Bush, en uno de sus últimos actos, perdonó a Weinberger ya otros cinco procesados ​​por Walsh.

También bajo su administración, el fiscal general William P. Barr, poco antes de dejar el cargo, nombró a un abogado especial para investigar si los ayudantes del entonces Secretario de Estado, James Baker, violaron la ley al investigar el expediente del pasaporte de Bill Clinton, el rival de Bush. No se presentaron cargos.

Bill Clinton

El demócrata Bill Clinton tuvo dos mandatos seguidos, desde 1993 hasta 2001. Su administración también tuvo varias asignaciones de fiscales especiales, muchos de los cuales investigaban si secretarios del gabinete recibían sobornos, tenían conflictos de intereses inapropiados o mentían a las autoridades.

  • La más importante fue la investigación del fiscal Ken Starr sobre el caso Whitewater, unos terrenos que los Clinton habían comprado mientras él era gobernador de Kansas, para hacer casas vacacionales, pero que fracasaron y llevaron a un complicado caso de presunto fraude que involucraba a sus socios y, presuntamente, también a los Clinton. 
  • Aunque Starr obtuvo varias condenas, finalmente nunca acusó a Clinton ni a Hillary.
  • Sin embargo, la investigación de Starr se amplió para determinar si el presidente había mentido bajo juramento o había obstruido la justicia en una demanda por acoso sexual para encubrir sus citas en el ala oeste con Monica S. Lewinsky.

Eventualmente, el informe de Starr llevó a que los republicanos de la Cámara de Representantes acusaran a Clinton, quien luego fue absuelto en un juicio en el Senado.

George W. Bush

Bajo la administración de Bush se dejó caducar la legislación sobre “abogados especiales”, tras los excesos de las investigaciones de Starr y Walsh. 

  • Con Bush en la presidencia, un fiscal general adjunto, James B. Comey, nombró a un abogado especial para investigar la filtración de la identidad de un agente de la CIA durante el debate sobre la decisión del entonces presidente de invadir Irak.
  • El fiscal especial Patrick J. Fitzgerald, nunca procesó a nadie por la filtración, pero condenó a I. Lewis “Scooter” Libby, jefe de gabinete del vicepresidente Dick Cheney, por perjurio y obstrucción de la justicia durante la investigación.

Bush conmutó la sentencia de Libby en 2007, que incluia 30 meses de cárcel y $250 mil de multa, anulando la pena de prisión, pero rechazó la solicitud del vicepresidente de indultar la pena completamente. Libby fue indultado por el expresidente Donald Trump el 13 de abril de 2018.

Barack Obama 

Obama ha sido la única excepción al patrón que ha venido desde el caso Watergate y nunca se enfrentó a un fiscal especial durante sus ocho años en el cargo, desde 2009 a 2017.

  • Sin embargo, el Fiscal General Eric H. Holder Jr. en un momento asignó a dos fiscales para que dirigieran investigaciones criminales separadas sobre filtraciones de seguridad nacional.
  • James E. Cartwright, general retirado de la marina y exvicepresidente del Estado Mayor Conjunto, se declaró culpable de mentirle al F.B.I. sobre sus conversaciones con los periodistas sobre el programa nuclear de Irán. Más tarde, Obama lo perdonó.
  • Cartwright fue un miembro clave del equipo de seguridad nacional de Obama en su primer mandato y se ganó la reputación de ser el general favorito del presidente. 

Donald Trump

Cuando el exfiscal general Jeff Sessions le dijo al expresidente Donald Trump que se había designado al abogado especial  Robert S. Mueller III para llevar a cabo la investigación sobre los vínculos de su campaña con Rusia, el presidente respondió: “Oh, Dios mío. Esto es terrible. Este es el final de mi presidencia. Estoy j…”.

  • La investigación consumió la presidencia de Trump durante dos años.
  • Aunque Muller no encontró evidencia suficiente de una conspiración criminal entre Trump y Rusia, identificó 10 casos de posible obstrucción de la justicia, incluyendo el despido de James B. Comey, director del FBI en ese entonces. 
  • En un segundo mandato como fiscal general, William Barr concluyó que no se cometieron delitos, y que la actuación de Mueller al testificar ante el Congreso terminó del todo con la amenaza de juicio político por el asunto.

Ahora, como expresidente y candidato presidencial declarado para 2024, Trump se enfrenta a un nuevo fiscal especial que está investigando su mal manejo de documentos clasificados y su resistencia a devolverlos, así como las acciones que condujeron a los hechos violentos del 6 de enero de 2021. 

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Las declaraciones de impuestos de Trump son públicas. ¿Qué encontraron?

Washinton Report News

Invitan a inmigrantes latinos a abrir cuentas bancarias en Comun

Washinton Report News

La sesión legislativa de Florida 2023 o la agenda de DeSantis para su potencial campaña