Washington Report News
Sin categoría

La nociva concentración del poder

El mercantilismo chino y los monopolios corporativos occidentales plantean desafíos similares.

Opinión de Rana Foroohar

La semana pasada, cité un discurso reciente del asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, en el que preguntó: “¿Cómo encaja el comercio en nuestra política económica internacional y qué problemas intenta resolver?”. Como argumentaré aquí, deberíamos comenzar por tratar de resolver el problema de la concentración y la competencia.

Dejando de lado la cuestión de si Beijing invade Taiwán (una cuestión enorme, por supuesto, pero no parte de esta consideración), muchas de las preocupaciones actuales de Estados Unidos y Europa con respecto a China se refieren a la forma en que el sistema estatal del país fomenta la concentración económica y al hecho de que esta concentración se utiliza de manera mercantilista.

Durante años, China ha sido capaz de inundar los mercados globales con desde acero barato hasta productos de protección personal subvalorados y bienes de alta gama, gracias a su capacidad para deprimir artificialmente los salarios y pasar por alto las preocupaciones ambientales y, con demasiada frecuencia, las normas de la OMC. Gracias a sus singulares economías de escala, China está en camino de convertirse en el mayor exportador mundial de vehículos eléctricos, lo que inevitablemente llevará a una oleada de nuevas disputas comerciales.

China también tiene un poder monopólico en muchas cadenas de suministro cruciales, incluidos los insumos farmacéuticos y los minerales de tierras raras. Según una revisión de la Comisión Económica y de Seguridad China-Estados Unidos de 2022, el 41,6 por ciento de las importaciones de penicilina de Estados Unidos provenían de China, que también cuenta con el 76 por ciento de la capacidad mundial de fabricación de células de batería, el 73,6 por ciento de los imanes permanentes (un componente crítico de los vehículos eléctricos) y, desde 2017 hasta 2020, suministró el 78 por ciento de las importaciones de compuestos de tierras raras de Estados Unidos. Estados Unidos tiene sus propias reservas de ciertos minerales, pero gracias a los subsidios chinos, algunas empresas estadounidenses han dejado de producir.

Este tipo de poder de monopolio plantea tanto una amenaza para la seguridad como para la competencia. China ha hecho numerosas declaraciones claras sobre su deseo de cercar algunas cadenas de suministro globales cruciales mientras reduce su dependencia de países extranjeros en otras. Ningún país quiere tener que preocuparse por la falta de medicamentos o materias primas cruciales.

Seamos claros: Beijing no llegó y “robó” producción, inversiones y empleos de otros lugares. En cambio, el gobierno central y local de China simplemente implementó subsidios durante décadas, ofreció terrenos a precios reducidos y brindó importantes exenciones fiscales a los productores para atraer la localización dentro de China. Las empresas occidentales las siguieron naturalmente, dado que el capitalismo accionario requiere que los líderes empresariales busquen aumentar el precio de las acciones para sus accionistas y bajar los costos para los consumidores (y, lo más importante, no tiene en cuenta las externalidades negativas resultantes en cuanto al trabajo, el clima o la seguridad).

Pero el poder monopólico no es únicamente un problema de China, ni exclusivamente internacional. La desregulación y una aplicación menos rigurosa de las leyes antimonopolio en Estados Unidos desde la década de 1980 han llevado a una concentración corporativa extrema. Walmart vende más de la mitad de todos los productos alimentarios en algunas áreas del país, Amazon domina el comercio electrónico, un puñado de empresas controlan el suministro de alimentos y una sola compañía ferroviaria (BNSF) transporta el 47 por ciento de todo el grano.

Las grandes corporaciones existentes siguen creciendo cada vez más y obteniendo más poder. JPMorgan adquiere otro banco en quiebra. La inflación alimentaria está en aumento, ya que la aseguradora Allianz calcula que alrededor del 10 por ciento del aumento en Europa refleja la búsqueda de mayores ganancias. Esto es posible debido a que algunas partes clave de la cadena de suministro de alimentos están dominadas por un puñado de jugadores.

El mercantilismo chino, el abuso de precios de las corporaciones europeas y estadounidenses, las grandes tecnológicas estadounidenses y bancos “demasiado grandes para quebrar” en Estados Unidos son en realidad partes dispares de un mismo problema: una concentración excesiva de poder en un solo lugar. Esto conduce a la fragilidad del mercado, menos innovación (que tiende a provenir de empresas más pequeñas y de una mayor competencia), preocupaciones de seguridad y una actitud defensiva por parte de los Estados que temen quedarse sin suministros cruciales.

China, por supuesto, ha sido objeto de prohibiciones de exportación por parte de Estados Unidos y es comprensible que esté ansiosa por ello. Si bien es legítimo para cualquier país limitar la exportación de tecnología que pueda ser utilizada con fines de defensa por un adversario, también es cierto que discernir las tecnologías de uso dual es un asunto complicado. Nadie desea una desconexión total entre Occidente y China. Entonces, ¿cómo se puede resolver este dilema?

Comienzo por pensar que deberíamos instituir un nuevo principio de mercado que Barry Lynn, director del Instituto de Mercados Abiertos, un centro de estudios antimonopolio en Washington D.C., llama “regla de cuatro”. En áreas críticas, desde alimentos hasta combustible, productos electrónicos de consumo, minerales críticos, productos farmacéuticos, entre otros, ningún país o empresa individual debería representar más del 25 por ciento del mercado. Además, los países deberían aplicar esta regla tanto a nivel local como global.

Esta sería una forma para que las naciones respalden el libre comercio, al tiempo que pueden construir cadenas de suministro resilientes y redundantes. Ayudaría a frenar la competencia global por ofrecer el menor costo laboral y los estándares ambientales más bajos. Por supuesto, requeriría una reestructuración total de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Pero eso no sería algo malo, ya que muchos países sienten que la OMC no funciona correctamente de todos modos.

Esta no es una solución perfecta. Pero es una manera de comenzar a cambiar el enfoque de las guerras comerciales, las guerras frías y las guerras de clases hacia el principal culpable de todos esos problemas: demasiado poder en muy pocas manos.

Rana Foroohar es columnista global de negocios y editora asociada del Financial Times con base en Nueva York.  También se desempeña como analista de economía global para CNN.

Derechos de Autor – The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

últimas noticias


Visten a recogepelotas con faldas cortas y no dejan dar discurso a las tenistas. ¿Sexismo en el Madrid Open?


Más de 30 migrantes llegan desde Texas en bus a las afueras de la casa de Kamala Harris


Julissa Iriarte, la segunda mujer en debutar como umpire en la LMB


Shakira anuncia nuevo tema y se deja ver por segunda vez con Lewis Hamilton, desatando rumores


El director de la policía de Miami-Dade respondió sobre si perseguirán a los inmigrantes indocumentados


En vídeo


YouTube video

Sucesos


YouTube video

Política


YouTube video

Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Corte Suprema fortalece derecho al asueto religioso

Washinton Report News

Algunas personas reportaron tener tinnitus luego de vacunarse contra el COVID-19

Washinton Report News

¿Quién es Priscila Beatrice, la doble de Rihanna que causa furor en el Mundial?

Washinton Report News