Washington Report News
Sin categoría

Un beso forzado enfrenta a España con su tradicional sexismo

El beso no consensuado que Luis Rubiales, presidente de la federación de fútbol de España, le dio a la jugadora Jennifer Hermoso, ha llegado a encarnar la línea generacional entre una cultura de machismo y un progresismo más reciente.

A Laura Marqués nunca le ha interesado mucho el fútbol. No ve los partidos de la liga española ni conoce los nombres de los jugadores. Ni siquiera vio al equipo femenino español ganar la final de la Copa del Mundo este mes. Pero después de que el presidente de la federación de fútbol de España besara a la fuerza a una de las jugadoras durante la ceremonia de entrega de medallas, desencadenando un debate nacional trascendental sobre feminismo, igualdad y abuso, el fútbol es en lo único que ha estado pensando.

“Hemos estado hablando mucho de fútbol esta semana”, dijo Marqués, abogada de 26 años, mientras caminaba por el centro de Zaragoza con una amiga. Ella considera el beso no deseado como un acto de agresión casual demasiado común, un abuso de poder por parte de una figura de autoridad y un oscurecimiento vergonzoso del momento de gloria de las mujeres por parte de la terca, aunque decreciente, cultura de machismo del país, el sentido a menudo arraigado del orgullo y la prerrogativa masculina.

“Todo lo que sucedió mostró por lo que las jugadoras llevan mucho tiempo quejándose, aunque nadie creía lo grave que era”, dijo. “Es la gota que colmó el vaso”.

El beso celebratorio y no consensuado en los labios que Luis Rubiales, presidente de la federación de fútbol de España, le dio a Jennifer Hermoso, una de las jugadoras estrella del equipo, ha llegado a encarnar la línea generacional y cultural entre las profundas tradiciones de machismo y el progresismo más reciente que ha colocado a España a la vanguardia europea en cuestiones de feminismo e igualdad. Algunos comentaristas han empezado a llamarlo el momento #MeToo de España.

El lunes, los fiscales españoles dijeron que habían iniciado una investigación preliminar para determinar si Rubiales, de 46 años, podría ser acusado de cometer un delito que podría constituir una agresión sexual. El grupo que lidera, la Real Federación Española de Fútbol, le pidió que renunciara. En un comunicado después de reunirse durante horas el lunes para discutir el asunto, citó “los comportamientos inaceptables que han dañado seriamente la imagen del fútbol español”.

En el telón de fondo políticamente cargado de las recientes elecciones españolas que en su mayoría rechazaron la política nostálgica y contraria a la identidad de género que pregona la derecha chovinista, está claro que el establishment español está tomando partido. Los principales políticos de izquierda y derecha, las figuras culturales más destacadas del país e incluso un número creciente de voces procedentes de la cultura de machismo del fútbol español se han unido para apoyar a Hermoso, quien dijo sentirse como “víctima de agresión” después de un acto no consensuado y sexista, y para condenar a Rubiales, quien ha denunciado el “feminismo falso”, se describió a sí mismo como víctima de un “asesinato social” y afirmó que Hermoso inició el intercambio.

“Lo que sucedió la semana pasada fue un momento épico que tendrá importantes repercusiones”, dijo Máriam Martínez-Bascuñán, profesora de ciencias políticas en la Universidad Autónoma de Madrid. Dijo que la condena inmediata de Rubiales, incluso por miembros del principal partido conservador de España, reflejaba cuán lejos había llegado el movimiento feminista del país. Señaló que en los últimos 20 años, España ha sido pionera en legislación de género e igualdad.

En 2004, reconoció la violencia doméstica como violencia explícitamente basada en el género, y en 2022, después de una violación en grupo atroz, el gobierno aprobó una ley que clasifica cualquier sexo no consensuado como violación.

La reacción al beso de Rubiales, según Martínez-Bascuñán, mostró que el país no tenía intención de retroceder.

Martínez-Bascuñán dijo que el incidente presentaba “una magnífica oportunidad” para que los feministas y progresistas de España revelaran y cambiaran el sexismo en las instituciones más dominadas por los hombres. Dijo que había una línea de falla “generacional y basada en el género”, pero que la mayoría de los españoles entendían por qué el beso era inapropiado, y aquellos que no entendían “no eran la mayoría en absoluto”.

De hecho, la denuncia del beso, videos y fotografías de los cuales proliferaron en las redes sociales españolas y en los periódicos y pantallas de televisión del país, provino de todo el espectro político.

Pedro Sánchez, el primer ministro interino del país y líder del Partido Socialista, que apostó a lo grande, y con éxito, por su propio historial de agitación progresista y feminista en las elecciones del mes pasado, dijo que el beso era “inaceptable” y que la disculpa posterior de Rubiales no era “suficiente”.

Irene Montero, ministra interina de igualdad, describió el beso como “violencia sexual”, una declaración que llevó a Rubiales a amenazar con demandarla a ella y a otros políticos de izquierda por difamación.

La sociedad española ha estallado, aprovechando el incidente como un momento importante de ajuste de cuentas para su cultura de fútbol clubista y a menudo sexista. Más de una docena de jugadoras se rebelaron el año pasado, frustradas desde hace mucho tiempo por la desigualdad salarial; lo que consideraban un trato excesivamente duro y controlador por parte de su entrenador actual, Jorge Vilda, incluidas las denuncias de que revisaba sus pertenencias personales; y una cultura general de sexismo.

A muchas las expulsaron del equipo y se perdieron la Copa del Mundo, pero una de esas jugadoras, Lola Gallardo, le dijo al periódico El País el lunes que valió la pena el dolor de perder la gloria. “Las ideas están por delante de una medalla”, dijo.

Todo el equipo y decenas de otras jugadoras firmaron una declaración conjunta el viernes pasado en la que afirmaban que no pisarían el campo para jugar por España “si los actuales directivos continúan”.

El sábado, algunos miembros del cuerpo técnico del equipo renunciaron, condenando la respuesta defensiva de Rubiales al incidente. Dos de las mujeres que firmaron la carta de renuncia se sentaron en la primera fila en una conferencia de prensa el viernes donde Rubiales anunció que no renunciaría. Más tarde dijeron que les habían dicho que se sentaran allí en un espectáculo forzado de apoyo, pero no dijeron por quién.

Las jugadoras, entretanto, buscan poner fin a los días de machismo en el fútbol español y sellarlo con el beso de Rubiales.

Jason Horowitz y Rachel ChaundlerThe New York Times

Lea el artículo original aquí.

últimas noticias


Autoridades detienen a sospechoso del tiroteo en la Universidad de Carolina del Norte


Putin y Trump representan padrinos de gobiernos mafiosos


Las teorías conspirativas de QAnon sobre la detención de Trump en Georgia


Emergencia en Florida: Tormenta Idalia se convierte en huracán


Imparable Max Verstappen iguala marca histórica de nueve victorias seguidas


TIROTEO MADE IN USA


YouTube video

Sucesos


Lejos pero no ajenos: los tiroteos masivos afectan la salud mental de todos


El detrás de cámara del documental MS-13: Te unís o te morís


Política


Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

¿Quién es Maite Cáceres, la estrella latina en F1 Academy?

Washinton Report News

Rescatistas buscan desaparecidos en edificio derrumbado en Iowa

Netflix confirma que Merlina tendrá segunda temporada