Washington Report News
Sin categoría

¿Por qué en California sigue la sequía aunque haya inundaciones?

Hace un mes el condado de Sonoma en California estuvo más cerca que nunca de una crisis de agua: el nivel de su reservorio principal disminuyó a un mínimo histórico después de tres años de sequía severa.

Esta semana, mientras lluvias torrenciales  azotan gran parte del estado, el condado en el centro de la región vinícola está lidiando con el problema opuesto: demasiada agua a un ritmo muy rápido.

Incluso en una época de abundancia, cuando el lago Sonoma se está llenando lentamente y el río Russian podría desbordarse pronto, los expertos en fuentes hídricas y los científicos no están listos para declarar el fin de la sequía.

Los científicos explicaron que la aparente paradoja de las inundaciones peligrosas en medio de una sequía histórica muestra cómo el cambio climático ha amplificado el ecosistema intenso de California, haciendo que los períodos secos sean más secos y los períodos húmedos más húmedos, sin que ninguna de las estaciones contrarreste por completo los efectos de la otra.

Expertos aseguraron que aunque California ha mejorado su sistema de gestión del agua en los últimos años, este no fue construido para hacer frente a tormentas tan intensas

Incluso si cada gota puede capturarse y almacenarse en un depósito, se necesitará mucha más lluvia para borrar el déficit de agua presentado durante años. Y la lluvia es solo una parte de la ecuación.

“Estamos en una emergencia de inundación mientras todavía tenemos una emergencia de sequía activa. Eso prácticamente lo dice todo sobre la nueva normalidad que tenemos con el cambio climático”, expresó Karla Nemeth, directora del Departamento de Recursos Hídricos de California, en una entrevista con The Washington Post.

La sequía y otros problemas ambientales en California

Según la Agencia de Protección Ambiental del estado, las emisiones humanas de gases de efecto invernadero, principalmente por la quema de combustibles fósiles, han aumentado la temperatura promedio del aire de California en aproximadamente 2.5 grados Fahrenheit.

Estas condiciones más cálidas aumentan la evaporación del agua de la vegetación, del suelo y agotan la capa de nieve de las montañas de las que depende el estado para el 30% de su almacenamiento de agua.

De acuerdo con el Monitor de Sequía de EEUU, desde 2011 no ha habido una semana en la que alguna parte de California no haya estado anormalmente seca.

El 2022 fue excepcionalmente malo en el estado ya que se registró el segundo año más seco de la historia de California. Los pozos estaban bajos y las ciudades se volvieron dependientes del agua embotellada.

El cambio climático ha hecho que las lluvias sean más intensas y destructivas, según muestran los estudios, originando que sean difíciles de absorber por el sistema de aguas. 

La atmósfera contiene un 7% más de humedad por cada grado Celsius de aumento de la temperatura, lo que significa que cualquier tormenta dada será mucho más húmeda en un ambiente más cálido.

Si los pronósticos para las próximas dos semanas se mantienen, 22 billones de galones de agua podrían caer sobre California en los próximos 15 días, según los cálculos del meteorólogo Michael Snyder.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Natalie Portman reta a Ryan Reynolds a un partido de fútbol entre sus equipos

ONG pro inmigrantes demandan a Biden por políticas de asilo

Washinton Report News

las tasas de 1985 a 1996 eran más altas

Washinton Report News