Washington Report News
Sin categoría

A medida que disminuye el escrutinio público, las mejoras en el Serrano se estancan, según inquilinos y abogados

La gran pregunta sobre la mesa en la reunión de marzo de la Comisión de Vivienda de Arlington fue, una vez más: ¿qué está pasando en los Apartamentos Serrano – y cómo se puede arreglar?

El envejecido complejo de 280 apartamentos es propiedad de la organización sin fines de lucro AHC, Inc. que posee aproximadamente un tercio de las viviendas asequibles comprometidas de Arlington.

Los inquilinos y defensores de los Apartamentos Serrano comenzaron a denunciar públicamente en 2019 infestaciones de roedores, moho, problemas de HVAC, trabajos de reparación chapuceros y otras malas condiciones de vida. En la lista también figuraban la mala comunicación, los cargos y tasas confusos y lo que califican de falta de empatía y respeto por parte de la administración de la propiedad y AHC.

En 2021, dos años después de que los inquilinos empezaran a organizarse, la situación obligó finalmente a un ajuste de cuentas público que puso al descubierto la escasa supervisión pública de las propiedades de vivienda asequible subvencionadas por los contribuyentes en Arlington, incluso cuando el condado se apresura a desarrollar más y más unidades asequibles.

Un agujero en el techo de un apartamento de Serrano en septiembre de 2021. | Foto: Janeth Valenzuela.

Las condiciones en Serrano han mejorado, pero los residentes dicen que siguen siendo inadecuadas, citando frecuentes cortes de agua y calefacción, problemas con el ascensor, problemas de seguridad y continuos problemas de control de plagas. Algunos ya no confían en que AHC o los administradores de la propiedad actúen de buena fe, alegando temor a represalias e incluso al desahucio.

“Hubo algunos cambios, pero no todo”, dice Janeth Valenzuela, una veterana defensora que lleva años trabajando con familias de los apartamentos Serrano para mejorar sus condiciones de vida. “Y ahora volvemos al mismo sitio en el que estábamos”.

La defensa de los inquilinos del Serrano se ha convertido en un proyecto de años de duración y absorbente para Valenzuela, que también es fundadora de la Asociación de Padres Hispanos de las Escuelas de Arlington. Habla con los residentes y luego lleva sus preocupaciones a la dirección de AHC, al personal del condado, a los miembros de la Junta del Condado… a cualquiera que pueda obtener algún resultado. Se esfuerza por coger el teléfono a los inquilinos, aunque sea de madrugada, porque cree que muchos de ellos no han sido escuchados durante mucho tiempo.

“Tengo que contestar porque están cansados de llamar a un contestador automático y dejar mensajes sin respuesta”, dice. “Es agotador”.

Ahora, Valenzuela y otros activistas temen que la atención pública se haya desplazado a otros asuntos relacionados con la vivienda en el condado, como las apasionadas disputas sobre la reforma de la zonificación, a pesar de que los problemas en la propiedad siguen existiendo.

“Todos, el condado y la comunidad, levantamos el pie del acelerador después de que se produjeran algunas mejoras iniciales en el Serrano”, afirma Marjorie Green, del grupo de defensa Virginians Organized for Interfaith Community Engagement (VOICE). “Me gustaría pensar que todo esto habría ocurrido sin el escrutinio de la comunidad… pero no puedo afirmarlo con seguridad”.

 Y aunque el nuevo director general de AHC, Paul Bernard, dice que está decidido a reorientar la organización sin fines de lucro para dar prioridad a los residentes sobre los negocios inmobiliarios, está claro que algunos inquilinos de Serrano todavía no sienten la fuerza de ese compromiso en sus interacciones habituales con el personal del complejo.

Mientras tanto, no podría haber más en juego a la hora de afrontar el reto de restablecer la confianza y la comunicación con los residentes: AHC está empezando a estudiar planes para remodelar o renovar el complejo Serrano, otro trastorno para una comunidad que ya ha sufrido mucho.

Problemas “sistémicos”

AHC adquirió el complejo Serrano en 2014 por $62 millones, incluido un préstamo a bajo interés de $16,5 millones del Fondo de Inversión en Vivienda Asequible del condado de Arlington.

La compra de los dos edificios de la década de 1960 reservó 196 de los 280 apartamentos de Serrano como unidades “asequibles comprometidas” para hogares con ingresos comprendidos entre el 60% y el 80% de los ingresos medios de la zona de Arlington (las 84 unidades restantes son a precio de mercado).

Ni AHC ni el condado parecen haber previsto que el Serrano se deterioraría menos de 10 años después de su compra en 2014.

En aquel momento, una tasación externa consideró que el estado de los edificios era “normal” y estimó que su vida útil restante era de 40 años, según documentos obtenidos por WAMU/DCist a través de una solicitud de información pública. El tasador no encontró ninguna evidencia de mantenimiento diferido después de un recorrido por la propiedad y una visita a una docena de apartamentos.

AHC presentó el proyecto como una forma relativamente barata de preservar un gran número de unidades asequibles cuando solicitó el préstamo AHIF a la Junta del Condado.

Los apartamentos de Serrano tienen algunas características muy codiciadas: son más espaciosos que muchos otros de reciente construcción y algunos tienen tres dormitorios, lo que los hace más adecuados para familias con niños. Además, se trata de viviendas asequibles en Arlington, donde puede resultar difícil encontrarlas.

Elder Julio Basurto, traductor, líder en una iglesia local y fundador del grupo de defensa Juntos En Justicia, se sintió afortunado al encontrar una unidad de tres dormitorios en los Apartamentos Serrano para él y sus tres hijos pequeños alrededor del 2015.

Pero esa euforia se agrió rápidamente, dice Basurto. Empezó a oír arañazos en las paredes de su nueva casa y, un día, un roedor escarbó por las paredes de la cocina.

“Había un agujero enorme por el que entraban y salían ratones”, recuerda Basurto. “Se lo dijimos a la dirección. Vinieron, pusieron cinta aislante (duck tape)  y dijeron que eso era suficiente”.

Basurto dijo que el administrador de la propiedad fue inicialmente receptivo a sus preocupaciones, pero luego se fue a un nuevo trabajo: el comienzo de un patrón de rotación de personal.

El nuevo personal, dijo, empezó a maltratar a los residentes, a no tener en cuenta sus preocupaciones y a ser grosero o intimidar a la gente. Mientras tanto, un nuevo agujero en el filtro de la unidad de aire acondicionado de Basurto provocó una fuga y también creó otro punto de entrada para los ratones.

Estaba harto. Así que cuando se enteró de que Valenzuela estaba trabajando con los residentes para promover cambios, quiso unirse inmediatamente a la iniciativa.

“Cuando empecé a oír de otros residentes, pensé: ‘Oh, no soy el único'”, dice. “¿Y sabes qué? No puedo quedarme callado”.

Valenzuela, Basurto y otros inquilinos comenzaron a plantear su preocupación por los problemas generalizados en los edificios Serrano en la primavera del 2019. Pero la respuesta del condado y AHC, dicen, fue dispersa, con reuniones centradas principalmente en cuestiones individuales como problemas puntuales en lugar de ver una tendencia más grande y preocupante.

Valenzuela y Basurto recibieron el apoyo de VOICE, un grupo de clérigos y feligreses del norte de Virginia dedicado a apoyar las necesidades de las personas con bajos ingresos.

“No se comprendía [nuestra] frustración por la naturaleza sistémica de estos problemas”, dijo Green, de VOICE. “Y no me refiero sólo a los sistemas de construcción, sino a lo sistémico en el sentido de que estos problemas existían desde hacía mucho tiempo. Estaban muy extendidos y la dirección no se ocupaba de ellos”.

Los Apartamentos Serrano son propiedad de AHC Inc., una organización sin fines de lucro fundada en 1975. | Foto: Tyrone Turner / DCist/WAMU

Kellen MacBeth, Presidente de la Comisión de la Vivienda, afirmó que, cuando los administradores se ocupaban de los problemas de mantenimiento, las reparaciones solían ser mínimas, chapuceras o feas.

“Fue ir y decir: ‘Bueno, sí, técnicamente rellenaron el agujero en el que estaban los ratones,’ pero lo hicieron con espuma que ahora sobresale varios centímetros en su cocina, tiene un aspecto horrible, y luego decir: ‘Bueno, ¿por qué creen que es una forma aceptable de solucionar este problema? ¿No les importa también tener una casa bonita?”, recuerda.

La inercia persistió hasta la primavera de 2021. El sitio hiperlocal ARLnow publicó noticias e imágenes de apartamentos infestados de roedores y moho, y la sección local de la NAACP realizó una visita a la propiedad con funcionarios del condado.

En una reunión de la Comisión de la Vivienda de mayo de 2021, que duró varias horas, un inquilino tras otro compartieron historias desgarradoras de cómo vivían con plagas, moho, sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado defectuosos y viejos, intimidación por parte del personal de la propiedad y mucho más.

La reverenda Ashley Goff, pastora de la iglesia presbiteriana de Arlington y líder de VOICE, recuerda lo impactante que fue ver a los inquilinos unirse a la reunión en línea desde sus apartamentos, girando sus cámaras para mostrar al público los excrementos de ratón en su cocina y otros problemas en sus hogares.

“Me quedé estupefacto, porque era una oleada tras otra de poder a través de Microsoft Teams”, recuerda Goff. “Finalmente, AHC no pudo flanquear a los inquilinos. No podían minimizar estas historias porque estaban llenando el espacio”.

El escrutinio público hizo efecto, empujando a los funcionarios de Arlington a dar respuesta a la crisis. Las inspecciones posteriores llevadas a cabo por el condado en 2021 descubrieron que sólo 31 de las 221 unidades estaban en condiciones habitables.

El condado pagó las habitaciones de hotel de unas dos docenas de familias que solicitaron ser realojadas mientras se arreglaban sus viviendas, un coste de alojamiento temporal que más tarde se transfirió a AHC.

Green recuerda al personal del condado instalando mesas en el exterior del complejo para ayudar a los residentes a solicitar ayudas para el alquiler, asistencia jurídica y otros servicios, así como una visita guiada con funcionarios del condado y miembros de la Junta. Atribuye a Anne Venezia, la directora de vivienda de Arlington, el mérito de haber agilizado las inspecciones y los servicios de control de plagas, y también de haberse asegurado de que el personal entrara en los apartamentos con cuidado, reconociendo el “historial de irrupción en las unidades” de los anteriores administradores de la propiedad.

“Así que el condado se puso las pilas en ese momento, y fue impresionante”, afirma Green. “Creo que la esperanza de todo el mundo sería que esto no tuviera que volver a ocurrir, que pudiéramos poner en marcha algún tipo de procedimiento de rendición de cuentas para no llegar nunca más a este punto”.

AHC también tomó algunas medidas importantes. La organización sin fines de lucro sustituyó su propia rama de gestión con ánimo de lucro, AHC Management, por una empresa externa de gestión de propiedades para supervisar las operaciones diarias en el Serrano.

Tras las revelaciones de la primavera de 2021, la organización sin fines de lucro anunció la jubilación de su director general, Walter Webdale.

La organización también trabajó con el condado de Arlington para ayudar a algunos inquilinos a reubicarse, ofreció un proceso de reclamaciones para los residentes que decían que su propiedad o su salud personal se habían visto afectadas por las malas condiciones de vida, añadió inquilinos a su Junta Directiva y trató de mejorar la comunicación con los residentes.

En una carta dirigida a la Junta del Condado a mediados de 2021, la organización se comprometió a gastar hasta 2 millones de dólares el año siguiente para solucionar los problemas de Serrano.

La organización sin fines de lucro sostuvo que los problemas estaban menos extendidos de lo que afirman sus defensores, y que responder a ellos eficazmente en 2020 y 2021 se vio obstaculizado por la pandemia. Bernard, el nuevo director general, señala que AHC solo realizó reparaciones de emergencia durante la crisis del COVID-19, lo que generó un retraso en el mantenimiento.

No obstante, las quejas de los inquilinos dieron lugar a una investigación sobre posible discriminación en materia de vivienda por parte del Fiscal General de Virginia, una investigación que aún está en curso.

Tener que luchar durante años para solucionar graves problemas en sus viviendas quebró irrevocablemente la confianza de algunos inquilinos y les dejó traumas.

“Recuerdo que para mí era normal ver a los ratones corriendo por mi salón y dejar de tenerles miedo porque me acostumbré a ellos. Me acostumbré a que estuvieran en mi mesa. Me acostumbré a que estuvieran en mi cocina, a que se metieran en mi horno, dentro de mi horno”, recuerda Basurto. “Todas estas cosas se convirtieron en algo normal. Y así tu mentalidad empieza a degradarse”.

WAMU / DCist habló con dos residentes de larga data en el Serrano que se han quedado a pesar de las condiciones de vida porque quieren mantener a sus hijos en las escuelas públicas de Arlington – a pesar de que ambos preocupados por los riesgos para la salud de seguir viviendo en el edificio.

Una de ellas, a la que nos referiremos por su inicial, M., vive en el edificio desde hace 18 años. Se declaró “triste” y “frustrada” por la situación.

“Por un lado está la educación y las buenas escuelas del condado, y por otro la salud y el derecho a vivir en un hogar limpio y seguro”, dijo M. en español.

“Se ha hablado mucho, pero no ha habido un cambio real, tangible”, dijo en español N., otro residente.

WAMU/DCist utiliza las iniciales del segundo nombre para referirse a M. y N., quienes temían posibles represalias por parte de la administración del edificio si utilizaban sus nombres completos.

Ambos describieron una persistente cultura del miedo entre sus compañeros inquilinos y la sensación de que era difícil ponerse en contacto con el personal de la oficina del edificio, poco interesado en ayudar a los residentes con sus problemas y, en ocasiones, intimidatorio.

“Es como si no pagáramos, como si viviéramos gratis, pero eso no es correcto”, dijo N. “Estamos pagando un alquiler”.

Actualidad

En una reunión de la Comisión de Vivienda celebrada en marzo de este año, Valenzuela, Green y otros defensores se unieron a un puñado de inquilinos para compartir con el público y la dirección de AHC los problemas actuales que observan en el complejo.

Entre sus preocupaciones figuraban problemas de seguridad en el edificio, continuos problemas de control de plagas, agua del grifo de color amarillo, una alarma de incendios defectuosa y ascensores averiados con frecuencia.

También criticaron la mala gestión de los cortes de agua y calefacción, ya que consideraban que los administradores no habían prestado la ayuda adecuada a los residentes. Valenzuela se refirió a un caso en el que los apartamentos se quedaron sin calefacción, pero la administración dijo que no había difundido ampliamente el hecho de que tenían calefactores disponibles para que los inquilinos los tomaran prestados, alegando que les preocupaba que los inquilinos hicieran un uso excesivo de ese privilegio.

“¿Cuándo vamos a acabar con esto? Sé que no hay un final porque ese edificio es viejo”, dijo Valenzuela. “Pero al menos intenten tratar a los residentes con respeto y dignidad”.

Una inquilina, que no dio su nombre, dijo a la comisión que los problemas de plagas seguían afectando a su vida.

“Nos resulta difícil dejar pan fuera o cualquier otra cosa porque vienen los ratones”, explica.

Valenzuela dijo a la comisión que le seguía preocupando que el personal de la propiedad intimidara o amenazara a los residentes si hablaban sobre las condiciones o planteaban críticas sobre la gestión. Casi la mitad de los residentes de los apartamentos Serrano son latinos, y muchos son inmigrantes que pueden estar indocumentados o tener familiares que lo están.

Valenzuela y Basurto dijeron en una entrevista con WAMU/DCist que el personal de la propiedad ha tratado de disuadirlos de visitar el complejo, algo que el miembro de la comisión de vivienda Eric Berkey calificó de “inaceptable.”

“Si no fuera por los defensores, no estaríamos aquí”, afirmó.

Una residente de Serrano contó que se dirigió a un miembro del personal de gestión de la propiedad para establecer un plan de pago del dinero que debía de COVID, y que tenía problemas para pagar debido a gastos médicos. Dijo que le costó conseguir una cita para hablar del problema, y que durante la reunión un miembro del personal le dijo que harían intervenir a un abogado para conseguir que pagara.

“Sentí miedo y temor cuando me dijo que me iban a llevar al tribunal”, dijo el residente a través de un traductor.

“Le dije: entiendo que debo el dinero, sólo necesito tiempo”, dijo.

Bernard, el director general de AHC, afirmó en una entrevista de seguimiento con WAMU/DCist que su personal se había puesto en contacto con los residentes que testificaron para tratar de resolver los problemas que describieron.

También aseveró que el personal de AHC y el personal contratado para la gestión de propiedades están recibiendo formación sobre diversidad e inclusión, diseñada para ayudarles a ser más receptivos a los orígenes de los residentes y a las posibles fuentes de trauma. También dijo que la organización no toleraría una actuación deficiente con respecto a las interacciones con los residentes.

“Cuando surgen problemas, hacemos todo lo posible para resolverlos con la mayor celeridad posible”, dijo. “En algunos casos, hemos tenido que hacer algunos cambios de personal por necesidad”.

Los defensores dicen que han observado algunas mejoras, pero siguen viendo un problema persistente de comunicación entre los inquilinos, la empresa gestora y la propia AHC.

“AHC ha dicho que intenta ser receptiva. Está intentando trabajar con Drucker + Falk para ser receptiva”, dice Marjorie Green. “Pero no lo han conseguido. Ha habido problemas con la línea de emergencia cuando los residentes intentan llamar y decir: ‘No tengo calefacción ni agua’. Por alguna razón, el mensaje no llega”.

Pero en la reunión, Bernard pintó un panorama mucho más halagüeño de la vida en Serrano, señalando que algunas encuestas a inquilinos y una reciente reunión de inquilinos mostraban una amplia satisfacción con la vida allí. El 81% de los encuestados se declararon satisfechos, frente al 47% del año anterior. Ochenta y siete personas, alrededor del 30% de los residentes, rellenaron la encuesta. (Los defensores criticaron la encuesta por no recoger una amplia muestra representativa de respuestas, y dijeron que la reunión de inquilinos se celebró a una hora en la que pocos residentes podían asistir).

Bernard dijo que no veía un desajuste entre su presentación y las perspectivas de los inquilinos compartidas con la comisión, sino que simplemente veía la reunión de la Comisión de Vivienda como “una oportunidad” para sentarse a la mesa y hablar con las principales partes interesadas.

La reunión de marzo fue la primera vez que ese tipo de debate público se había producido en un tiempo, pero no era en absoluto la primera vez.

La Comisión, junto con la Comisión de Inquilinos y Propietarios, ha organizado reuniones que han reunido a AHC, inquilinos, defensores y personal del condado para debatir los problemas y el camino a seguir, un servicio que la Comisión de Vivienda realizó varias veces en 2021, a medida que se desarrollaba la crisis de Serrano y su respuesta.

“El escrutinio público hizo que sucediera la última vez, y creo que todavía necesitamos el escrutinio público”, dijo Marjorie Green, quien pidió a la comisión que programara reuniones públicas periódicas entre AHC, los defensores y los inquilinos para discutir los problemas a medida que surgen, una práctica que se redujo después del pico de actividad en 2021.

Seguimiento de las reparaciones

Bernard dijo que AHC ha gastado mucho más de la cantidad que se comprometió a poner en el edificio, haciendo gastos de capital de $ 1,5 millones en los principales sistemas de construcción en 2022, y una previsión de $ 2,6 millones en 2023.

Los presupuestos operativos de Serrano para 2015-2022 obtenidos por WAMU/DCist a través de una solicitud de información pública muestran un gasto de capital particularmente bajo en los años previos a la crisis. En 2015, 2016 y 2017, AHC invirtió menos de $325 mil en gastos de capital en el edificio; en 2018, invirtió casi $670 mil.

Tras la aparición de los problemas, los gastos de capital ascendieron a un total estimado de $1 millón en 2019 y $725 mil en 2020, según un portavoz de AHC.

Varias de las interrupciones actuales, como los cortes de agua, se deben en realidad a que los trabajadores de mantenimiento están realizando reparaciones y mejoras muy necesarias en los edificios, explicó Bernard. Uno de los problemas de los edificios antiguos, explicó, es que los sistemas de agua y calefacción suelen estar muy interconectados, lo que dificulta las reparaciones sin cortar todo el sistema.

“Uno pensaría que sería bastante fácil aislar los problemas y simplemente apagar un interruptor”, dijo. “Pero esto es casi como una pieza de luces de Navidad en la que si se apaga una luz, se apaga todo”.

Bernard dijo que AHC había tomado medidas a su llegada para colocar válvulas que separaran los sistemas de agua de los dos edificios; anteriormente, los sistemas estaban interconectados, lo que significaba que una reparación en cualquiera de los edificios cortaría el agua a todo el complejo. Dijo que el personal había suministrado agua a los residentes. (Valenzuela y los inquilinos señalaron que lo que se puso a disposición de los residentes fueron botellas de agua de plástico más pequeñas; no un volumen, dijeron, que sirviera adecuadamente a toda una familia).

Inquilinos y defensores señalaron otras medidas provisionales que, en su opinión, se quedaron cortas.

AHC, Inc. y el condado de Arlington han realizado mejoras, pero no se ha restablecido la confianza de los inquilinos. | Foto: Tyrone Turner / DCist/WAMU.

Bernard dijo que AHC había puesto a gente en el lugar para ayudar a los residentes a llevar paquetes por las escaleras cuando había un corte de ascensor en la víspera de Navidad, y dijo AHC estaba reuniendo un inventario de piezas de repuesto para los ascensores, por lo que las reparaciones ya no dependen de las cadenas de suministro poco fiables.

Mientras tanto, AHC ha obsequiado a los residentes de los edificios de 8 plantas con una tarjeta regalo de 50 dólares por su paciencia. Sin embargo, uno de los inquilinos presentes en la reunión aseveró que la persona contratada para ayudar a la gente a subir cosas por las escaleras no ayudaba en absoluto.

Del mismo modo, la organización había contratado a personas para que actuaran como “vigilantes de incendios”, patrullando regularmente los pasillos cuando el sistema de alarma de incendios dejaba de funcionar. (El personal de AHC explicó que los detectores de humo de cada unidad no se vieron afectados, pero que la alarma que conecta directamente con los bomberos no funcionaba durante una visita rutinaria del jefe de bomberos. En el momento de la reunión seguía sin funcionar). Valenzuela dijo que se había dado cuenta de que el vigilante de incendios no parecía especialmente atento una noche reciente.

“Estaba relajado con la música muy alta”, dijo. “Entonces, no sé, ¿eso también es código, que la guardia de incendios actúe así?”.

Los asistentes a la reunión dijeron que llamarían a la empresa responsable de la vigilancia del incendio y se asegurarían de que se pusiera fin a ese comportamiento.

Próximos pasos

Varios aspectos del circuito de información entre AHC, la empresa de gestión inmobiliaria, los residentes y el condado parecen no funcionar, según coincidieron en señalar varios participantes en la reunión. Y eso se convierte rápidamente en una profecía auto cumplida: si los residentes no se sienten cómodos hablando o confiados en que sus preocupaciones serán tomadas en serio, dejarán de hablar de ellas -o las llevarán a los defensores y al condado en lugar de directamente a AHC, la vía de comunicación que finalmente, en 2021, obtuvo resultados.

“No puedo arreglar lo que no conozco”, resumió Bernard en una entrevista.

No se trata sólo de un colapso en las peticiones de arreglos por parte de los inquilinos, sino de algo más profundo, dijo MacBeth, presidente de la Comisión de la Vivienda.

“Así que cuando AHC decía: ‘Lo arreglaremos o estamos trabajando en ello’, [los inquilinos] decían: ‘Tonterías, no os creo. No creo que queráis arreglar nada. No creo que os preocupéis por esto. No me creo nada de lo que decís sobre las preocupaciones que hemos planteado'”.

Una cosa es identificar el problema y otra resolverlo.

Bernard dice que su estrategia en este momento es simple: seguir apareciendo.

“No puedo entender dónde están las desconexiones porque, en parte, desde que estoy aquí, esas son las cosas que hemos intentado hacer”, dijo. “Hemos intentado ser transparentes, mantener abiertas las líneas de comunicación. Si hay problemas, siempre hacemos un seguimiento”.

Reconoce que la comunicación con los residentes es “un área en la que tenemos que mejorar”.

Berkey, que presidió el organismo durante la crisis de Serrano, reflexionó sobre el papel de la comisión en la mediación del bucle de comunicación roto.

“Personalmente, no me opongo a que volvamos a reunirnos y hagamos un seguimiento de esto”, dijo. “Diré que espero que no sea necesario porque creo que estas son las conversaciones que deberían poder mantenerse no siempre en un entorno público entre AHC y los residentes y defensores”.

Sin embargo, aunque los defensores reconocen que Bernard y el nuevo equipo directivo de AHC están intentando resolver problemas que ellos no han creado, también tienen claro que el condado y la comisión tienen un papel que desempeñar en el futuro.

“He hablado con el personal de AHC, y entiendo que las circunstancias que heredaron no eran en absoluto ideales y reconozco sus intentos de mejorar la situación”, dijo Bryan Coleman, líder local de la NAACP en materia de vivienda, en testimonio ante la comisión. Pero para Coleman, eso sólo significa volver a centrarse en la definición de las expectativas del condado de sus socios de vivienda asequible sin fines de lucro y su trabajo de servicio al cliente.

Venezia, la directora de vivienda del condado, reconoce que los sistemas del condado -que según los defensores pueden ser burocráticos y difíciles de manejar para los residentes- no son perfectos. En la reunión de la comisión, hizo un llamamiento a la presentación de ideas para mejorar.

“No lo hemos resuelto”, dijo. “Si usted tiene pensamientos, ideas sobre cómo nosotros como el condado y nuestro papel puede proporcionar una vía acogedora, un canal para los residentes a compartir lo que está en su mente, y específicamente si tienen alguna preocupación acerca de una propiedad en nuestra cartera, realmente nos encantaría escuchar esas preocupaciones y trabajar con usted en eso.”

Venezia dijo que la propiedad Serrano está en la lista de inspección del condado para abril. (AHC hizo recientemente su propia ronda de inspecciones; Bernard dijo que la mayoría de las unidades estaban en buenas condiciones).

A corto plazo, AHC también tiene previstas algunas mejoras en Serrano, como la renovación de la cubierta de la piscina, nuevo mobiliario, mejoras en el sistema de cámaras y mandos y una nueva zona de juegos para niños cerca de la piscina. También dicen que siguen adelante con las reparaciones de los ascensores, y más trabajo con las válvulas del sistema de agua para que los cortes sean menos frecuentes, así como la continuación de las reuniones regulares de residentes y eventos.

Tras la crisis de Serrano, AHC incorporó a dos residentes a la junta directiva de la organización sin fines de lucro, y la organización está embarcada en un proceso de planificación estratégica destinado a hacerla más “centrada en los residentes”.

“No se trata de construir el edificio y luego hablar de los servicios a los residentes y la programación”, dice Bernard. “Es como, no, tengamos esa conversación primero y encajémosla dentro del edificio que estamos intentando construir”.

Hablando de construir cosas, Bernard dice que mientras AHC sea propietaria de Serrano “no se puede hacer nada en la propiedad”, y la organización sin fines de lucro está buscando activamente financiación para proyectos que van desde una renovación importante a, posiblemente, incluso un derribo parcial, dependiendo de lo que escuchen de los residentes y, sobre todo, de los fondos disponibles para una reurbanización, que será difícil en un entorno de alta inflación y altos tipos de interés. Dijo que una renovación importante podría dar a AHC la oportunidad de intentar “sacar un puñado, 50 o así” más apartamentos dentro de la estructura existente. 

Bernard no se compromete a conceder ayudas específicas a los residentes durante el proceso de desarrollo, más allá del principio general de escuchar sus puntos de vista.

“No estoy seguro de poder entrar en detalles porque no sabemos lo que no sabemos”, dijo. “A lo que sí podemos comprometernos es a que las líneas de comunicación estén abiertas y sean transparentes, y probablemente a hacerlo antes que después y a asegurarnos de que los residentes formen parte del proceso y no sean una ocurrencia tardía”.

Pero los inquilinos que intervinieron en la reunión de la comisión se mostraron alarmados ante la perspectiva de otro gran trastorno en la propiedad y desconfiados de las garantías de AHC de que se comunicaría ampliamente con los residentes.

“Entiendo que va a haber una reurbanización y me preocupa que me informen”, dijo uno a la comisión. “¿Nos van a decir cuándo va a ocurrir? ¿Nos van a dejar buscar un sitio o simplemente nos van a dejar allí, o nos van a echar?”.


Esta nota fue publicada originalmente en inglés en DCist.com. Traducción al español por DCist.com.

Este reportaje fue realizado gracias a una beca financiada por Lilly Endowment y administrada por Chronicle of Philanthropy para ampliar la cobertura de la filantropía y organizaciones sin fines de lucro. WAMU/DCist es el único responsable de todo el contenido.

últimas noticias


Bacterias genéticamente modificadas: una nueva arma contra el cáncer


La razón por la que Salma Hayek baila salsa en bata de baño


La inteligencia artificial puede estar llegando a los consultorios, pero no está lista para ver pacientes


Imágenes 3D nunca antes vistas: así se ve el primer escaneo digital en tamaño real del Titanic


Cuidado con el mensaje “mira quien murió” que llega por Facebook Messenger


En vídeo


YouTube video

Sucesos


YouTube video

Política


YouTube video

Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

El reencuentro de Thalía e Itatí Cantoral 27 años después de María la del Barrio

Washinton Report News

Bélgica no pasa del empate y se despide de Qatar

Washinton Report News

Netflix confirma que Merlina tendrá segunda temporada