Washington Report News
Sin categoría

¿Refugios para migrantes sin cupos en Washington, DC? Esta es la situación

“Tuvimos una amenaza. A mi esposo le dieron un impacto de bala en la pierna. Fue ahí cuando decidimos salir y venirnos a Estados Unidos. O nos veníamos o nos mataban”, contó a El Tiempo Latino, Victoria, una inmigrante venezolana que llegó a Washington DC, en diciembre de 2022.

Ella es una de los más de 9 mil inmigrantes que fueron enviados en autobuses desde abril de 2022 por los gobernadores republicanos de Texas y Arizona hacia la capital, como parte de una táctica política para protestar los niveles récord de migración en la frontera, a fin de sobrecargar a ciudades santuarios como el Distrito de Columbia y Nueva York. Y de hecho, lo lograron.

La alcaldesa de DC, Muriel Bowser, declaró una situación de emergencia en septiembre del año pasado y anunció la creación de la Oficina del Inmigrante, con fondos para albergarlos.

Sin embargo, los hoteles que sirven de refugios han llegado al límite de capacidad. Por lo que la ciudad ha pausado el subsidio de hospedaje para los nuevos inmigrantes, según comunicados oficiales.  Al mismo tiempo, le piden a familias como las de Victoria que abandonen el hotel, tras  meses de albergue.

Eric Adams, alcalde de New York, se hospeda durante una noche en un refugio para migrantes

“Nos han dicho que ya debemos dejar el hotel”, aseguró Victoria a El Tiempo Latino, el martes 9 de mayo. “Es desesperante, porque no estamos en las posibilidades de poder pagar un apartamento que cuesta cerca de $2 mil y ya tenemos que dejar el lugar”, agregó.

Según un comunicado del Departamento de Servicios Humanos, la Oficina de Servicios al Migrante dejó de recibir recién llegados la primera semana de mayo, según reportó DCist.

“Los nuevos ingresos están temporalmente detenidos en este momento mientras continuamos nuestro trabajo ayudando a las familias a identificar vías para la sostenibilidad a largo plazo y la autosuficiencia en función de sus necesidades, tanto dentro como fuera de la región”, se lee en el comunicado emitido a la prensa.

Victoria señaló que, por la falta de cupos, sus familiares — que recién habían llegado — no pudieron obtener albergue. “Les dijeron que no había más lugar. Ellos estaban en peligro de quedarse en la calle por lo que nosotros le dimos un espacio aquí en mi cuarto”, expresó.

Hasta el cierre de esta edición, El Tiempo Latino aún esperaba la respuesta del Departamento de Servicios Humanos para entrevistar a la directora de la Oficina de Servicios al Migrante, con respecto a la situación de la falta de cupos en los hoteles.

SAMU en primera repuesta

Andrea Gallegos, directora interina de  SAMU First Response y Carlos González de Escalada, CEO de la organización, en marzo de 2023. | FOTO: Milagros Meléndez para El Tiempo Latino

Los inmigrantes que han cruzado la frontera y llegado a DC desde Arizona y Texas, son recibidos en primera instancia por la organización SAMU First Response en coordinación con la Oficina de Servicios al Migrante.

Los reciben y los llevan a su Centro de Bienvenida con sede en DC, donde SAMU y otras organizaciones comunitarias —como Carecen, Visión Diáspora y Caridades Católicas, entre otras— proveen un espacio seguro y cómodo para completar el proceso de admisión, mientras brindan otros servicios de atención crítica.

“Al llegar les damos la bienvenida, tratamos de ofrecer siempre espacios en los que se puedan sentirse cómodos, seguros, donde puedan relajarse”, dijo a principios de abril, Andrea Gallegos, directora interina de SAMU First Response.

“Les damos ropa, mantas y les proporcionamos un lugar donde puedan sentarse, comer, conversar acerca de sus casos legales. Tratamos de darles un descanso después de una larga travesía”, añadió.

Muchos quieren ir a ciudades y otros destinos como Nueva York y Chicago. “SAMU les ayuda facilitando los ‘tickets’ para que lleguen a su destino. Y para quienes quieren descansar y recibir orientaciones pueden, ir a nuestros ‘centros de respiro’, que es precisamente para que puedan tomar aliento, tras la larga travesía”, expresó Gallegos.

SAMU refiere a las personas hacia los lugares disponibles para albergarlos temporalmente como un hotel en el Distrito de Columbia y un centro de vivienda en el condado de Montgomery, en Maryland.

Experiencias traumáticas

Geraldine y su pequeño de un año, cruzaron la frontera sur y fue enviada, junto a su esposo, desde Texas a Washington en diciembre de 2022 | FOTO: Milagros Meléndez para El Tiempo Latino

Gallegos cuenta que muchos migrantes han experimentado traumas en el camino y situaciones de muerte. Por lo que su tarea primordial es darles un alivio cuando llegan. Los reciben en los Centros de Respiro. En estos lugares, los inmigrantes se pueden quedar un par de días hasta que se les reubica en un albergue.

Victoria es una de las que vivieron esas experiencias traumáticas. Cuenta que salieron de su país, meses después que su esposo recibió dos disparos de bala en la pierna por una banda de criminales que pedían cupo por el negocio que tenían.

Su familia era dueña de una carnicería y cada semana debían pagar un monto de dinero para seguir operando. Sin embargo, llegó el momento que no pudieron hacerlo más, contó Victoria.

“Ya no alcanzaba lo que estaban pidiendo porque te empiezan a pedir una suma semanal, como por decir $100, pero después suben a una exageración de querer cobrarte $300 o $400 y ya eso se nos salía de nuestras manos”, relató.

La familia, compuesta por la madre, esposo y dos niños, uno de 10 años y la menor de un año, emprendieron el viaje por la selva del Darién, para cruzar diferentes fronteras hasta llegar a los Estados Unidos.

La Guardia Nacional no ayudará a Washington DC a abordar crisis de migrantes

“Llegan en condiciones de mucha necesidad. Es un viaje muy largo y han atravesado muchísimas cosas en el camino. Han visto y experimentado traumas profundos en todo su trayecto”, explicó Gallegos. “Son condiciones de supervivencia físicas y emocional muy fuertes. Realmente pasan por ciclos que muchos de ellos no creen que van a experimentar y el contacto con la muerte es casi todos los días”.

Victoria contó una odisea de días, sin comida, cansancio, los pies reventados de tanto caminar hasta el punto de perder las uñas. Pero lo más trágico fue cuando su niña enfermó y casi la pierden. Empezó a convulsionar por la fiebre alta. “En un momento pensé que mi niña se quedaba allí y no iba a sobrevivir”, dijo.

Por su parte, otra inmigrante, Geraldine, de Colombia,  recordó el cruce del río en la frontera con México para llegar a Estados Unidos. “Nos habían dicho que el agua no nos iba a llegar ni a la cintura, pero de pronto empezamos a cruzar y ya casi que el agua me cubría el rostro. Yo lo único que hacía era levantar a mi bebé bien alto para que no se ahogara”, recordó.

No solo venezolanos en autobús

Un grupo de inmigrantes llega en diciembre de 2022 en autobús desde Arizona a una iglesia en el noreste de DC | FOTO: Milagros Meléndez para El Tiempo Latino

“Hemos visto una diferencia entre los inmigrantes que llegaban al principio y los que están arribando ahora. Vienen en familia y no solamente en autobuses. Hay quienes llegan en vuelos humanitarios”, indicó Gallegos.

En abril del año pasado el gobernador Greg Abbott empezó a enviar a Washington autobuses con migrantes indocumentados que recién habían cruzado la frontera sur. Esto como parte de la estrategia electoral del texano para criticar la política migratoria del presidente, Joe Biden.

Abbott tomó esa acción en respuesta a la decisión del Gobierno de Biden de rescindir el Título 42, una normativa de salud de la era Trump, que permitía expulsar migrantes por la pandemia de COVID-19. Sin embargo, esto no se concretó por el bloqueo de los tribunales hasta mayo de 2023, que en efecto, llega a su fin.

La mayoría de inmigrantes que llegaban eran venezolanos que habían solicitado asilo. “Venían solos, Ahora vienen padres e hijos y hacen la travesía desde Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Cuba y otros países”, dijo Gallegos.

Oficina de Servicios al Migrante

La Oficina de Servicios al Migrante del Distrito de Columbia trabaja directamente con SAMU. La misma se formó en septiembre del año pasado, cuando la alcaldesa de Washington, DC, Muriel Bowser, declaró una emergencia de salud pública en respuesta a la crisis humanitaria. El arribo masivo de los inmigrantes provocó una crisis al punto que muchos de ellos no tenían a donde llegar y empezaban a dormir en las calles. Se teme que con el límite de cupos en los hoteles ahora pueda generarse una situación similar.

Bowser creó esta dependencia con un fondo de $10 millones, que buscará ser reembolsado de los fondos a través de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

“El mandato de la alcaldesa ha sido que se trate a todo el mundo con dignidad y respeto, con el conocimiento de que hay recursos limitados para atender con las necesidades específicas de este grupo que está llegando”, señaló Eduardo Perdomo, director de la Oficina de Asuntos Latinos de la Alcaldía de DC (MOLA por sus siglas en inglés).

Más allá de satisfacer las necesidades básicas de vivienda, alimentación y vestimenta, SAMU ofrece una variedad de apoyos adicionales, aseveró su directora interina. Estos incluyen talleres de derechos legales, servicios de salud mental, atención pastoral y conexión a servicios especializados orientados a las necesidades de esta diversa población.

“Hemos estado dando la bienvenida a personas y familias migrantes al Distrito durante los últimos 10 meses y somos afortunados de contar con el apoyo del gobierno de DC, así como de organizaciones asociadas para brindar servicios críticos”, comentó Gallegos.

SAMU First Response es una sucursal de SAMU —Servicio de Asistencia Médica de Urgencias—, una ONG española con más de 40 años de experiencia en la asistencia de emergencia a inmigrantes, especialmente niños que cruzaron fronteras en Europa sin compañía. Sin pretenderlo, la ONG, fundada en Sevilla, se convirtió en el centro de ayuda de emergencia a los inmigrantes que llegaron en los autobuses a Washington DC.

En junio, ya tenían el equipo formado y solicitaron fondos a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA). Ésta les otorgó $2 millones que estiran para proveer los servicios

Un techo temporal que peligra

Distintos inmigrantes fueron enviados a los hoteles que sirven de albergue.

“Allí nos están ayudando con comida, ropa y pañales para niño. Le ayudan a uno con el seguro del niño y lo más importante con el techo porque uno no tiene donde llegar’, expresó Geraldine, una joven madre colombiana.

“Gracias a Dios dimos con un buen lugar. Imagínate que uno no tuviera donde llegar estaríamos como muchos durmiendo en la calle, no comiendo por allí una vez al día”, agregó al abrazar a su niño de 2 años.

últimas noticias


En vídeo


YouTube video

Sucesos


YouTube video

Política


YouTube video

Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

El Manchester City vence 1-0 al Inter de Milán en la final de la Liga de Campeones y conquista el triplete

Washinton Report News

Hallan muerto a donante amigo de DeSantis que estaba bajo investigación

Washinton Report News

USCIS modifica el programa de reunificación familiar para haitianos y cubanos

Washinton Report News