Washington Report News
Sin categoría

Lo que significa Ron DeSantis

El rival más fuerte que tiene Trump es clave para el futuro del trumpismo.

Un eterno debate sobre Donald Trump es si él representa una ideología clara o solo a Donald Trump. Esto último nunca estuvo en duda. Pero ha tenido que ser Ron DeSantis, gobernador de Florida y principal rival del expresidente de EE UU, quien modele una visión del mundo a partir de los instintos viscerales de Trump, se esté o no de acuerdo con ellos. La ironía está en que justamente es la némesis más probable de Trump, aparte de él mismo, quien más está haciendo por convertir el trumpismo en una fuerza duradera. No es de extrañar que el imperio mediático de Rupert Murdoch prefiera ahora a “DeFuture”, como hace poco el New York Post apodó a DeSantis.

El futuro ya no es lo que era para Trump. La semana pasada avivó las expectativas de un inminente “gran anuncio”, que resultó ser la venta de tokens no fungibles (imágenes digitales) de Trump como superhéroe, vaquero y en otras diversas poses de fantasía con un costo de $99 cada uno. La recaudación ($4,45 millones) ni siquiera se destinó a su campaña: fue directamente a su bolsillo. Fue un oportuno recordatorio de que la diferencia entre el trumpismo y Trump es que este último siempre busca lucrar algo.

Incluso los leales a Trump reprobaron el hecho: “No puedo creer que voy a ir a la cárcel por un vendedor de nft”, tuiteó la cuenta de Anthime Joseph Gionet, un supremacista blanco que se declaró culpable de su participación en el asalto al Capitolio del 6 de enero del año pasado. El extraño giro de Trump se produjo después de que dos encuestas mostraran que los votantes Republicanos se inclinan por DeSantis por amplios márgenes para la nominación de 2024. Es poco probable que la lista de remisiones penales que el Congreso recomendó el lunes por el intento de golpe de Trump salve su desinflada marca.

Sin embargo, gracias a DeSantis, el trumpismo prospera. Los dos hombres no podrían parecerse menos. Trump, de 76 años, es una estrella de televisión que envejece, que está casado por tercera vez y que solo ha ganado una elección — y que ni siquiera entonces obtuvo el voto popular. Nació en medio de una gran riqueza. DeSantis, de 44 años, ex abogado militar y graduado de la Escuela de Derecho de Harvard, ha ganado cinco elecciones, tres al Congreso y dos como gobernador de Florida, la última por una mayoría abrumadora. Proviene de un entorno obrero y parece felizmente casado.

Trump es carismático y a menudo gracioso, a veces intencionadamente. Se nutre de la energía y las ideas de las grandes multitudes y odia leer. DeSantis tiene poca paciencia para el deporte de contacto de la política minorista. Es un lector voraz y se siente cómodo pronunciando frases complejas. A juzgar por su personalidad, DeSantis es el heredero no manifiesto de Trump: los dos son mundos aparte. Pero el trumpismo necesita urgentemente la disciplina y el enfoque de DeSantis para sobrevivir a Trump. Por eso, muchos de los mayores donantes de la derecha, como Peter Thiel, la familia Koch y Ken Griffin, respaldan a DeSantis.

Aquellos que tienen la esperanza de que el partido Republicano vuelva a su carácter anterior a Trump cuando él se haya ido se están perdiendo la trama. En cierto modo, DeSantis está aún más alejado que Trump del partido de Ronald Reagan. Los días en que los Republicanos actuaban como el brazo político de las grandes empresas ya pasaron a la historia. DeSantis ha demostrado que puede enfrentarse a grandes corporaciones, como Disney, la industria de cruceros y el sector farmacéutico, y seguir recaudando para su campaña. También ha demostrado que luchar contra las empresas de Fortune 500 (el llamado capitalismo woke) es una forma de ganar votos.

Su método consiste en convertir el resentimiento hacia las élites empresariales y educativas en un programa de gobierno. A diferencia de Trump, que troleaba a los liberales en Twitter al tiempo que ansiaba la aprobación del establishment, DeSantis se regodea en su odio. Cuando Trump es caprichoso, DeSantis es sistemático. La semana pasada instó a investigar a las grandes farmacéuticas, Pfizer y Moderna, por “irregularidades” al exagerar la eficacia de sus vacunas.

Su guerra contra lo que él llama el “estado de seguridad biomédica” comenzó al principio de la pandemia. DeSantis está dispuesto a utilizar los poderes coercitivos del gobierno para anular la autonomía del sector privado. Así, prohibió a los comercios exigir una prueba de vacunación a los clientes que entraran en sus locales. Esto incluía los cruceros que tan buenos ingresos turísticos proporcionan a Florida y que hervideros de gérmenes para el Covid-19.

Sus acciones horrorizaron a la corriente científica que señalaba decenas de miles de muertes por Covid en Florida que podrían haberse evitado. Pero eran populares entre los obreros en cuyo nombre DeSantis decía actuar: a diferencia de las clases profesionales, no podían hacer su trabajo a distancia. Se describe a sí mismo como una espada de venganza contra la “distopía fauciana” de Estados Unidos, por Anthony Fauci, el rostro saliente del establishment médico. Lo mismo puede decirse de su desprecio por las supuestas virtudes de las empresas en materia de energías limpias.

No hay nada libertario en hacer uso de las facultades del gobierno tan a la ligera. DeSantis también ha utilizado el alcance del estado para privar a los distritos escolares de su autonomía, algo que los republicanos solían defender instintivamente. Los padres tienen ahora derecho a demandar a las escuelas por infringir la ley “No digas gay” de Florida, que prohíbe a los docentes mencionar la orientación sexual con niños de nueve años o menos. También prohibió a las escuelas imponer mascarillas o vacunas obligatorias.

Si Trump no existiera, se podría describir la filosofía de DeSantis como nacionalismo cristiano de combustibles fósiles. Sus enemigos son los oligarcas amorales de la tecnología, las grandes farmacéuticas, las finanzas que respaldan los criterios ASG, los medios de comunicación corporativos y las universidades de élite. Como Trump existe, lo llamamos trumpismo. La diferencia radica en la capacidad de aplicarlo.

Edward Luce

Derechos de Autor – The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

¿Qué es la Mara Salvatrucha y cuál es su origen?

U2 inaugurará el nuevo foro de Las Vegas Sphere

Washinton Report News

más de la mitad de la población mundial tendrá sobrepeso para 2035 si no se toman medidas, advierte una investigación