Washington Report News
Sin categoría

Libertarismo vive un apogeo con Milei en Argentina

El aspirante presidencial de derecha es uno de una nueva generación de políticos que están reviviendo el movimiento.

La aparición de Javier Milei, autodenominado “anarcocapitalista” y libertario radical, como contendiente para la presidencia argentina en octubre ha sido recibida por sus supuestos camaradas ideológicos en Estados Unidos con una mezcla de emoción y aprensión.

Hasta la llegada de Milei, los libertarios habían visto a pocos promotores de sus ideas subir al escenario político en años recientes, aparte del senador por Kentucky Rand Paul, quien continúa siguiendo el camino solitario trazado por su padre Ron. La creciente prominencia del rapero-libertario-candidato a la nominación presidencial republicana Vivek Ramaswamy podría aún generar una emoción similar en el movimiento.

Un colaborador del sitio web del Instituto Cato, un centro de investigación estadounidense que promueve los principios libertarios de “libertad individual, gobierno limitado, mercados y paz”, preguntó nerviosamente si se podría considerar a Milei un verdadero libertario.

Muchas de sus propuestas políticas —recortar impuestos y gastos públicos, legalizar las drogas, debilitar las restricciones a la propiedad de armas— sugieren un escepticismo profundamente libertario acerca del alcance de la autoridad política y la legitimidad del estado, concluyó el escritor. Pero Milei también es un admirador del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump. Y Trump, a pesar de su celo por recortar impuestos, sigue siendo “firmemente anti libertario” en cuestiones como inmigración, comercio y drogas.

Pero otro habitante del Instituto Cato insistió en que los libertarios tenían poco que temer de Milei. Tiene una “sólida comprensión” de la economía de libre mercado y su propuesta de reemplazar el peso por el dólar estadounidense es la solución adecuada para el problema crónico de inflación en Argentina. Y de todos modos, la crítica de su populismo de los “ladrones” en la clase política es simplemente una “forma inteligente de atraer a votantes más conservadores sin perder su autenticidad libertaria”.

De hecho, hay algo que decir sobre ambas análisis. Y podemos entender por qué si consideramos a Milei a la luz de la obra de Murray Rothbard, el pensador libertario estadounidense a quien el político argentino admira tanto que nombró a uno de sus perros en su honor. (Otro de sus cinco mastines lleva el nombre del defensor del libre mercado, Milton Friedman).

Rothbard, quien nació en 1926 y falleció en 1995, desarrolló una versión radical del Libertarismo que llamó “anarcocapitalismo”. En esta visión del mundo, los estados son “bandas organizadas de bandidos” y los impuestos no son más que “robo a gran escala e incontrolado”. Como señala Quinn Slobodian en su libro reciente Crack-up Capitalism, en la polis ideal de Rothbard, “los contratos reemplazarían a las constituciones” y las personas no serían ciudadanos, sino “clientes de una variedad de proveedores de servicios”.

Hasta aquí, todo es clásicamente libertario. Sin embargo, como señala Slobodian, a fines de la década de 1980, el pensamiento de Rothbard comenzó a mutar en la dirección de lo que él llamaría “paleo libertarismo”, y es aquí donde las similitudes con la visión de Milei se vuelven especialmente claras.

Esta nueva marca buscaba desprenderse de los añadidos del liberalismo social y sexual de la década de 1960. En su lugar, veía a la familia, la iglesia y la comunidad como baluartes contra el poder excesivo del estado. Fue en este terreno donde Rothbard buscó puntos en común con el llamado paleo conservadurismo, asociado con, entre otros, Pat Buchanan, quien buscó y no logró obtener la nominación presidencial republicana en los años 90.

En un artículo de 1992 titulado “Populismo de derecha: una estrategia para el movimiento paleo”, que hoy se lee más como una profecía que como una polémica, Rothbard estableció una contraposición entre Estados Unidos tal como es —”un país estatista… dominado por una élite gobernante”— y Estados Unidos tal como solía ser: la “vieja América de la libertad individual, la propiedad privada y un mínimo gobierno “.

Rothbard fue inusualmente realista acerca de los engaños del movimiento libertario en Estados Unidos, y reconoció que había sido insignificante como una fuerza política, en contraposición a lo intelectual. Los libertarios, argumentó, habían sido altamente efectivos al difundir “ideas correctas” sobre el mercado libre y el estado reducido, pero como “estrategas para el cambio social” habían “fallado gravemente”. En cuanto al Partido Libertario, fundado en 1971, Rothbard lo declaró “terminado, acabado, kaput”, a pesar de que en ese entonces todavía presentaba candidatos para la presidencia y sigue haciéndolo.

La clave, pensó Rothbard, era encontrar a alguien que pudiera luchar dentro del partido Republicano y exponer a la “élite gobernante corrupta y cómo se benefician del sistema existente”. No vivió para ver la victoria de Trump en 2016 y no está claro si la hubiera recibido con agrado, pero al menos en Milei, tiene un alumno muy fiel, y el Libertarismo tiene una nueva voz.

Opinión de Jonathan Derbyshire

Lea el artículo original aquí.

últimas noticias


Joe Biggs, de los Proud Boys, condenado a 17 años de prisión por el ataque al Capitolio


El beneficio económico de los permisos de trabajo 


Conservación de la Amazonia: se acaba el tiempo


El juicio de Donald Trump en Georgia será televisado


Desafíos y triunfos latinos en Mundial FIBA 2023


TIROTEO MADE IN USA


YouTube video

Sucesos


Lejos pero no ajenos: los tiroteos masivos afectan la salud mental de todos


El detrás de cámara del documental MS-13: Te unís o te morís


Política


Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Kylian Mbappé renueva o se va

Washinton Report News

Los récords del Clásico de España entre Barcelona y Real Madrid

Washinton Report News

Skrillex, Wiz Khalifa y Hozier se presentarán en Red Rocks 2023

Washinton Report News