Washington Report News
Sin categoría

La fecha fijada para el juicio de Trump es un gran error

Una juicio que comienza en la semana del llamado “Supermartes” es perjudicial tanto para la ley como para la democracia.

Opinión de Ross Douthat

Tenía la intención de escribir una columna normal sobre la carrera presidencial esta semana, acerca de lo que podemos inferir de las encuestas que se publicaron después del primer debate republicano. El énfasis iba a estar en la resistencia de Ron DeSantis, el éxito de Nikki Haley, los modestos peligros para Donald Trump al no presentarse en estos eventos, y luego el problema más grande de cómo DeSantis o Haley, o cualquier otra persona, podrían unificar el voto anti-Trump en lugar de repetir la fragmentación de 2016.

Pero, ¿hay algo que podamos aprender de un debate republicano que sea más significativo que la noticia de que el caso legal más importante contra Trump, su juicio federal por presuntos delitos elctorales, comenzará el día antes del Supermartes? Probablemente no. Así que dejemos a DeSantis y Haley para otro día y hablemos sobre la importancia de que el juicio de un favorito en las encuestas se desarrolle en plena campaña primaria.

Desde cualquier teoría sobre la relación entre la ley y la deliberación democrática, esto parece ser una convergencia extremadamente subóptima. Si se toma en serio el proceso judicial, como un ejercicio de encontrar hechos y argumentar de manera adversarial, con la presunción de inocencia al comienzo que cede a un veredicto legítimo al final, entonces claramente en circunstancias ideales el juicio de un importante contendiente presidencial debería completarse antes de que los votantes empiecen a emitir sus propios juicios. En circunstancias menos óptimas, un veredicto se emitiría antes de que se emitan la mayoría de los votos, infundiendo confianza en que una mayoría del electorado comparte el mismo conocimiento sobre la decisión de la ley.

Para su crédito, eso es lo que la acusación solicitó: una fecha de inicio en enero, con el juicio que potencialmente podría concluir hacia el final de la primera fase de la campaña. Pero en su lugar, nos dirigimos hacia un mundo en el que el juicio y la campaña están totalmente entrelazados, con cada primaria asociada con una instantánea diferente del progreso del caso, algunos votos emitidos antes del juicio, algunos después de las declaraciones iniciales, algunos con los argumentos de la acusación como telón de fondo y algunos después de la refutación de la defensa.

Esto significa a su vez que un problema subyacente para estos juicios como una tentativa de vindicación del estado de derecho – el hecho de que todos los espectadores pueden ver que las decisiones de la ley son provisionales y que el árbitro final del destino de Trump es el público votante – se destacará una y otra vez a lo largo del proceso judicial en sí. El electorado de la primaria republicana será una especie de jurado en la sombra, ofreciendo sus reacciones en tiempo real, elevando o reduciendo constantemente las probabilidades de que el acusado pueda revertir un veredicto de culpabilidad por el simple hecho de convertirse en el próximo presidente de los Estados Unidos.

La respuesta indiferente de muchos liberales es que simplemente no hay alternativa aquí, que Trump cometió tantos posibles delitos que el cúmulo de casos requiere que al menos uno y posiblemente varios sean llevados a juicio durante la campaña primaria.

Pero solo uno de los cuatro enjuiciamientos, el caso de documentos clasificados, involucra presuntos delitos cometidos cerca de las elecciones de 2024. En todos los demás casos ha habido un camino sinuoso de varios años hacia el enjuiciamiento que podría haberse acelerado de manera plausible para que Trump enfrentara un jurado en 2023.

El cúmulo no es deliberado; los fiscales de Nueva York y Georgia no se juntaron con Merrick Garland y Jack Smith para planificar que las cosas terminaran de esta manera, y parte del retraso federal probablemente reflejó una renuencia a llevar a cabo un caso. Pero todavía hay un patrón recurrente en estos esfuerzos anti-Trump y anti populistas, que a menudo parecen converger en estratagemas y elecciones que socavan aún más la confianza en instituciones oficialmente neutrales.

A menudo se defienden estas decisiones con la sugerencia de que cualquier crítica es simplemente un intento de mala fe para exonerar a Trump o a sus votantes. Entonces, en ese sentido, se debe enfatizar, no por primera vez en esta columna, que los votantes de Trump son responsables de su continua popularidad, que bien podría estar en camino a ser nominado nuevamente sin el cúmulo de enjuiciamientos y que los fiscales no están obligando a los votantes republicanos a hacer algo a lo que parecen estar inclinados a hacer de todos modos.

Pero ese cúmulo todavía parece ser una ventaja para su esfuerzo de lograr nuevamente ser abanderado. Sí, siempre está “la posibilidad de que Trump colapse bajo el peso de sus desafíos legales”, como lo expresa mi colega del New York Times, Nate Cohn. Pero tenemos meses de encuestas a la sombra de estos enjuiciamientos y sugieren fuertemente que junto con el bloque central de Trump (del 30% al 40% del electorado republicano, digamos) que votará por él sin importar ningún aspecto negativo, hay otro bloque que está abierto a alternativas pero se une a él cuando se percibe que es el objetivo principal del liberalismo, en un espíritu muy similar al que los liberales y feministas alguna vez se unieron a un presunto depredador sexual llamado Bill Clinton cuando era el objetivo de la derecha religiosa.

Para vencer a Trump en las primarias, los desafiantes necesitarían que parte de ese bloque resistiera el impulso de unirse al expresidente y se inclinara hacia ellos en su lugar. Por lo tanto, parece más probable que sincronizar el enjuiciamiento de Trump, pero no el resultado final del juicio, con algunas de las primarias más importantes, consolide su nominación en lugar de hacer finalmente que sus cifras de sondeo colapsen.

Una condena podría ser un asunto diferente. Puede haber votantes republicanos que consideren que estos enjuiciamientos son teatro diseñado para evitar que Trump sea nominado y, por lo tanto, esperan que los casos legales se desmoronen cuando sus abogados presenten su defensa. Una encuesta de Reuters/Ipsos hace unas semanas encontró que el 45% del electorado republicano dijo que no votaría por Trump si fuera declarado culpable de un delito grave, en comparación con el 35% (núcleo Trumpista nuevamente) que dijo que lo haría, y que más de la mitad dijo que no lo apoyaría en la campaña de otoño si fuera encarcelado.

No creo en el último dato, pero al menos la encuesta sugiere que todavía hay suficiente fe en el sistema legal para que una condena real tenga un efecto diferente en la primaria republicana que los enjuiciamientos hasta la fecha.

Pero en el calendario actual, una condena antes de que se decida la primaria es exactamente lo que probablemente no logremos obtener.

The New York Times

Ross Douthat se unió a The New York Times como columnista de Opinión en abril 2009.  Su columna se publica los martes y domingos.  Previamente era un editor senior en The Atlantic y tenía un blog en esa página web.  Ha escrito varios libros y también es crítico de cine para el National Review.

Lea el artículo original aquí.

últimas noticias


Latinos, la vanguardia del movimiento sindical en EEUU


El árbitro Eric Lewis se retira tras investigación de la NBA


Travis Scott excluye su ciudad natal, Houston de la gira Utopia-Circus Maximus


Anahí habla sobre los trastornos alimenticios que sufrió


Más de 30 leyes de educación LGBTIQ+ estarán en vigor antes del regreso a clases


TIROTEO MADE IN USA


YouTube video

Sucesos


Lejos pero no ajenos: los tiroteos masivos afectan la salud mental de todos


El detrás de cámara del documental MS-13: Te unís o te morís


Política


Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

D.C United vuelve a la senda de la victoria fuera de casa ante Inter Miami

El comediante venezolano Angelo Colina llega a Washington DC con “Litle Alone”

Washinton Report News

Sismo de magnitud 2,0 sacudió Maryland y se sintió hasta Baltimore

Washinton Report News