Washington Report News
Sin categoría

Kevin McCarthy y la crisis de gobernanza republicana

Los demócratas alguna vez fueron el partido “enamorado” de la pureza ideológica, pero los papeles se han invertido.

El humorista de la Era del Jazz, Will Rogers, fue el responsable de lo que quizá comentario obvio más antiguo de la historia política de Estados Unidos, cuando hace casi un siglo dijo en broma: “No soy miembro de ningún partido político organizado. Soy demócrata”.

Rogers hablaba en una época en la que el partido Republicano llevaba medio siglo dominando la Casa Blanca y el Congreso, mientras que los Demócratas iban dando tumbos de crisis en crisis, divididos entre un ala progresista que atendía a una creciente población inmigrante en el norte urbano y una base conservadora en el Sur posterior a la Reconstrucción. La convención demócrata de 1924 fue la más larga de la historia, con un récord de 103 votaciones para elegir al candidato presidencial, que perdió las elecciones generales de forma estrepitosa.

Pero el aforismo de Rogers tuvo una segunda vida mucho más tarde en el siglo XX, cuando, desprovistos de un ala sureña que abandonó el partido tras las turbulencias sociales de la década de 1960, los demócratas se encontraron (salvo un respiro de cuatro años tras el Watergate) de nuevo fuera de la Casa Blanca durante casi 25 años.

Incluso después de los ocho años de presidencia de Bill Clinton, los principales analistas políticos seguían reflexionando sobre la perspectiva de un “país unipartidista”, gracias a la tendencia que tenían los Demócratas de idealizar a un nuevo gran héroe liberal cada cuatro años (por ejemplo, Mario Cuomo, Bill Bradley y Howard Dean). Fue el mismo Clinton quien mejor resumió la tendencia: “Los demócratas se enamoran de un sueño mientras que los republicanos obedecen a la realidad”.

Ese siglo de disciplina republicana casi ininterrumpida y de desorden demócrata es un trasfondo importante para lo que está ocurriendo esta semana en la Cámara de Representantes, donde el líder de la mayoría Kevin McCarthy asombrosamente no ha logrado obtener algunos votos de sus propios partidarios para ser nombrado orador de la Cámara. Ahora, los papeles se invirtieron. En la actualidad, es el partido Republicano el que idealiza la pureza ideológica a expensas del éxito electoral y gubernamental, mientras que los demócratas parecen dispuestos a dejar de lado sus luchas internas entre facciones para ejecutar su agenda de trabajo.

Vale la pena señalar que este no es un fenómeno nuevo, y ni siquiera deriva de Trump. El Partido Republicano lleva más de una década desligándose de sus raíces de “partido del gobierno”, desde que la facción del llamado Tea Party empezó a demonizar el tipo de compromisos políticos que hacen posible gobernar. Después de todo, McCarthy no es el primer líder Republicano abatido por el ala fundamentalista del partido. John Boehner se vio obligado a dimitir como orador de la Cámara en 2015 tras mostrarse incapaz de controlar a su grupo; y su sucesor, Paul Ryan, tampoco tuvo éxito y decidió retirarse después de poco más de dos años de ocupar el cargo en lugar de seguir intentando poner orden.

En muchos sentidos, Donald Trump fue la cumbre de este nuevo partido Republicano, más que su causa. Después de décadas de elegir a candidatos presidenciales de entre los veteranos del partido con largos currículos y listas aún más largas de chismes políticos (sorprendentemente, desde 1952 hasta 2004, el partido solo tuvo un ciclo electoral en el que no figuraron Nixon, Dole o Bush en la fórmula electoral), se decantaron por un hombre que no tenía ni lo uno ni lo otro. Repitieron el truco en las elecciones intermedias de 2022 con novatos de la política como Herschel Walker, Mehmet Oz y Blake Masters, cuyas únicas cualificaciones parecían ser notas de aprobado en esta nueva prueba de pureza Republicana.

Casi a su pesar, el partido Demócrata se ha convertido en el que ahora prefiere obedecer. No han renunciado a sus coqueteos con los grandes héroes liberales (Bernie Sanders, Elizabeth Warren). Pero ya no los nominan, como hicieron en 1972 (George McGovern) o 1984 (Walter Mondale) o 1988 (Michael Dukakis). Ahora, se selecciona a los candidatos casi a regañadientes en función de su competencia y su capacidad para salir elegidos electo, a veces con éxito (Joe Biden) y a veces no (Hillary Clinton). Y luego tenemos a Nancy Pelosi, cuyas esquelas políticas el mes pasado estuvieron llenas de elogios sobre su capacidad para que su camarilla siga legislando a pesar de estar compuesta de diversas facciones.

La Junta Editorial

Derechos de Autor – The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

La racha de tres partidos sin derrota termina para el D.C. con derrota en Toronto

entre la crisis interna y la presión de Irán

Washinton Report News

más allá de “La ballena”

Washinton Report News