Washington Report News
Sin categoría

Estados Unidos e Irán buscan reducir tensiones

El riesgo de profundizar la crisis nuclear persiste, pero cualquier esfuerzo por contenerla es bienvenido.

Después de más de dos años de tortuosas y pausadas negociaciones, la administración Biden podría finalmente estar logrando algún progreso en sus esfuerzos por reducir tensiones las tensiones con Irán, asegurar la liberación de ciudadanos estadounidenses encarcelados en la república islámica y potencialmente poner un freno a una crisis nuclear de larga duración.

La semana pasada, Irán trasladó a cuatro ciudadanos iraníes-estadounidenses, incluidos los empresarios Siamak Namazi, Emad Shargi y Morad Tahbaz, desde la notoria prisión de Evin en Teherán a arresto domiciliario como la primera fase de un intercambio de prisioneros. Según el acuerdo, los detenidos, más otro ciudadano de doble nacionalidad también bajo arresto domiciliario, eventualmente podrán salir libres de la república islámica. Mientras tanto, Washington permitirá que Teherán acceda a $6.000 millones de sus fondos petroleros congelados en Corea del Sur y liberará a cinco prisioneros iraníes.

El acuerdo parece un caso de diplomacia de rehenes y justificadamente suscita preocupaciones de que aliente al régimen a seguir utilizando cínicamente a seres humanos como táctica en su hostilidad de décadas con Occidente. Pero la liberación de los ciudadanos de doble nacionalidad es un paso bienvenido: Namazi había languidecido en Evin durante ocho años; Shargi y Tahbaz durante cinco años, todos acusados de espionaje.

Un intercambio exitoso de prisioneros puede ayudar a construir un cierto grado de confianza donde no existe y apoyar los esfuerzos para contener una crisis nuclear que ha estado hirviendo peligrosamente desde que el expresidente estadounidense Donald Trump abandonó unilateralmente el acuerdo nuclear de 2015 que Teherán firmó con las potencias mundiales.

Funcionarios estadounidenses e iraníes han estado discutiendo otras medidas de desescalada que incluirían a Teherán estableciendo un límite en sus niveles de enriquecimiento de uranio y cooperando más con el Organismo Internacional de Energía Atómica. Washington también está presionando a la república para que deje de vender drones armados a Moscú, que las fuerzas rusas han utilizado con efectos brutales en la guerra en Ucrania. A cambio, Estados Unidos podría hacer la vista gorda ante las exportaciones de petróleo de Irán, que han sido obstaculizadas por sanciones.

Esas discusiones no están completas y no están diseñadas para producir un nuevo acuerdo nuclear. Pero representarían un progreso al detener, en sus capacidades actuales, un programa nuclear que podría encender el Medio Oriente. Irán está enriqueciendo uranio a sus niveles más altos y tiene la capacidad de producir suficiente material fisible para desarrollar una bomba nuclear en aproximadamente dos semanas si decidiera hacerlo.

Si el programa continúa sin control, en algún momento Israel o Estados Unidos se sentirían llamados a responder militarmente. El riesgo de una mala interpretación que podría desencadenar una conflagración también es real. Cualquier intento de retrasar esta perspectiva debería ser visto como pragmatismo diplomático. Una solución más deseable, dar nueva vida al ahora inactivo acuerdo nuclear de Irán de 2015, lamentablemente está fuera de alcance en este momento.

Cuando Trump lanzó su campaña de “máxima presión” contra la república islámica, no ofreció una salida política. Irán respondió a la presión actuando de manera provocadora: movilizó a intermediarios para desestabilizar y atacar a sus enemigos, y aumentó su actividad nuclear. En Teherán, el cálculo es que su influencia proviene de avivar crisis y hacer que sus adversarios sean conscientes de que pagarán un precio. No hay razón para creer que este comportamiento maligno cambiará.

Como era de esperar, los halcones de Irán en Estados Unidos ya están criticando a la administración Biden por acceder a descongelar los $6.000 millones. El acuerdo de prisioneros no está condicionado a las medidas de reducción de tensiones, pero aún podría fracasar. Hay preguntas sobre cuán sostenibles serían los pasos para contener la crisis nuclear incluso si se lograran. El desafío subyacente de evitar que Irán se convierta en un estado nuclear permanece sin resolverse. Cualquier esfuerzo por reducir las tensiones y reducir el riesgo de guerra debería ser bienvenido.

Opinión de la Junta Editorial del Financial Times

La Junta Editorial

Derechos de Autor – The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

últimas noticias


Gree retira millones de deshumidificadores por riesgo de incendio


Trasplantes de riñones de cerdos en humanos marcan avances en la ciencia


¿Por qué no se puede comparar el dolor de un golpe en los testículos con el de un parto?


VIDEO | Incendio en Seattle provoca evacuaciones


Otra ruptura: Britney Spears y Sam Asghari se separan


TIROTEO MADE IN USA


YouTube video

Sucesos


Lejos pero no ajenos: los tiroteos masivos afectan la salud mental de todos


El detrás de cámara del documental MS-13: Te unís o te morís


Política


Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

la docuserie que expone a los asesinos seriales de la India

Washinton Report News

Usuario crea canción con los memes de Julio Iglesias

Aprueban el aumento del techo de la deuda en la Cámara de Representantes

Washinton Report News