Washington Report News
Sin categoría

El día en Washington que los salvadoreños dijeron: “Todos a una”

El 5 de mayo de 1991, una celebración callejera del “Cinco de Mayo” en el vecindario de Adams Morgan en Washington, D.C., terminó en violencia cuando una oficial de policía novata del Departamento de Policía Metropolitana disparó en el pecho a Daniel Enrique Gómez, un inmigrante salvadoreño.

El incidente desencadenó tres noches de disturbios en el vecindario de Mount Pleasant, donde vivían muchos refugiados centroamericanos, quienes habían huido de las guerras civiles en sus países.

Aquellos disturbios fueron un momento de madurez para la ciudad y un reflejo de las tensiones culturales y lingüísticas entre los residentes y las autoridades.

Sin embargo, también marcaron un momento clave para la comunidad salvadoreña en Washington D.C., que encontró en el lema “todos a una” inspirado en el célebre drama escénico de Lope de Vega, Fuenteovejuna, la fuerza para superar la adversidad y trabajar juntos hacia un objetivo común.

Desde aquellos disturbios, la comunidad salvadoreña en Washington D.C. ha crecido y se ha convertido en la concentración más grande de salvadoreños en el mundo fuera de El Salvador.

La capital de la primera potencia mundial es un país en miniatura para muchos de ellos, donde se recrean las costumbres, las luchas y las esperanzas que dejaron en su tierra natal.

Mount Pleasant, el otrora centro de los disturbios, es un barrio histórico de la comunidad latina, con restaurantes, tiendas, mercados y eventos culturales que son una hermosa vitrina de la rica herencia de los inmigrantes y sus triunfos por encima de las adversidades. 

Sin embargo, muchos salvadoreños que viven en EE.UU. bajo el estatus de Protección Temporal (TPS) siguen luchando con la preocupación constante de que esta protección pueda ser revocada en cualquier momento.

También, algunos jóvenes son víctimas de pandillas como la Mara Salvatrucha (MS-13), que operan en la capital y sus alrededores y se dedican a actividades criminales.

Es importante reconocer la complejidad de esta situación y trabajar juntos en un nuevo llamado de “todos a una” en la búsqueda de soluciones definitivas para abordar las causas subyacentes de la inmigración, violencia y la falta de oportunidades.

“Desde los disturbios del 5 de mayo de 1991, la comunidad salvadoreña en Washington D.C. ha crecido y se ha convertido en la concentración más grande de salvadoreños en el mundo fuera de El Salvador. La capital de la primera potencia mundial es un país en miniatura para muchos de ellos, donde se recrean las costumbres, las luchas y las esperanzas que dejaron en su tierra natal”.
últimas noticias


En vídeo


YouTube video

Sucesos


YouTube video

Política


YouTube video

Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

La nociva concentración del poder

DeSantis se tambalea y ataca a Tim Scott

Washinton Report News

Objetos misteriosos sobre cielo norteamericano

Washinton Report News