Washington Report News
Sin categoría

Desaliño Republicano

Los múltiples rechazos a Kevin McCarthy como presidente de la Cámara muestran un partido en franco desorden.

El puro teatro de los acontecimientos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos esta semana implica muchas cosas: un impasse único en un siglo, una lucha de poder, un barómetro de la disfunción y un regalo a los demócratas. El presidente Joe Biden tiene razón (aunque sirve totalmente a sus propios intereses) cuando señala que todo parece “un poco bochornoso” para los republicanos. Incluso si el asunto finalmente se resuelve, el humillante y reiterado rechazo a los intentos de Kevin McCarthy de ser orador de la Cámara, un cargo que es el segundo en la línea de sucesión a la presidencia, representa un momento existencial para el partido. Sus miembros y partidarios deben despertar.

Debería haber sido un camino de rosas para McCarthy, el líder de la mayoría que necesita 218 votos para hacerse con la presidencia. En cambio, 20 rebeldes han bloqueado su nombramiento, a pesar de sus numerosos y desesperados intentos por apaciguarlos. En su mayoría se sitúan en la extrema derecha del partido Republicano, que obtuvo una mayoría mínima en las elecciones intermedias de noviembre pasado, y muchos se alinean con Donald Trump (aunque no acaten el llamado del expresidente a respaldar a McCarthy). En el momento de escribir estas líneas, no ha surgido ninguna alternativa viable a McCarthy. La Cámara está obligada constitucionalmente a elegir un orador y no puede empezar a gobernar hasta entonces.

Que se haya llegado a esto no debería sorprender, y menos a McCarthy, consumado negociador que ha hecho tantos sacrificios para seducir al Freedom Caucus de su partido y a Trump que se ha vuelto irreconocible frente al afable Republicano moderado que empezó su vida política en California. Tras haber cortejado activamente a los miembros anti-gobierno de lo que era el Tea Party hace una década, a McCarthy le no debería extrañar que esos reaccionarios se nieguen ahora a ser gobernados. Ni que se burlen de los compromisos necesarios tanto para acceder al cargo como para gobernar. McCarthy tampoco es el primer Republicano que sufre: basta con preguntar a los antiguos oradores John Boehner y Paul Ryan. Este es un cuento con moraleja para los centristas del mundo entero sobre los peligros de alinearse con camarillas extremistas que luego pueden chantajear a las legislaturas.

Si este es el caos que se produce sólo para elegir a un orador republicano, ¿qué esperanza hay de que la legislatura funcione, aunque finalmente se elija a un líder (y queda mucho camino por recorrer antes de acercarse siquiera al récord de 133 votos que se necesitaron en 1855 para elegir a uno)?

Esto también debería hacer reflexionar a los demócratas. Es cierto, actualmente parecen el partido competente en comparación con las ratas en el saco del otro bando. Sin embargo, a pesar de todo el sentimiento de alegría de los demócratas por el sufrimiento ajeno, tienen la facultad constitucional de romper el estancamiento apoyando a un candidato Republicano moderado con el que puedan trabajar, después de haber perdido su mayoría en la Cámara de Representantes. De lo contrario, la paralización demorará el programa de reformas de Biden. Eso incluiría cualquier aumento del techo de la deuda, algo necesario para evitar el incumplimiento, por ejemplo.

Esta disfunción es el verdadero legado de Trump. Los que bloquean la nominación de McCarthy pueden deleitarse con ello. Sin embargo, en última instancia, esta mentalidad de suma cero es contraproducente. Los Republicanos moderados deberían comprender el daño que Trump y sus acólitos han causado, no solo a la actividad del gobierno, sino también a sus perspectivas electorales para 2024. Que Trump y sus candidatos ungidos se han convertido en pasivos electorales más que en dividendos quedó patente en las elecciones intermedias, que no arrojaron la “ola roja” de votos que se había pronosticado. Los moderados y las empresas tradicionalmente alineadas con los republicanos ni siquiera deberían plantearse otra candidatura presidencial de Trump. Tal y como están las cosas, el partido Republicano ha demostrado que su cometido no es gobernar, sino sólo impedir que los demócratas gobiernen.

Peter Spiegel

Derechos de Autor – The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Papa emérito Benedicto XVI está delicado de salud

Washinton Report News

DeSantis rechaza la diversidad por raza y apuesta por la “diversidad por méritos” en las universidades de EE.UU.

así es el nuevo formato para el torneo Apertura 2023