Washington Report News
Sin categoría

China es clave para la paz en Ucrania

Rusia necesita el apoyo de su aliado, pero el conflicto prolongado se ha convertido en una responsabilidad estratégica para Beijing.

Opinión de Gideon Rachman

¿Se romperá el punto muerto de la guerra en Ucrania en Bajmut o en Beijing? En este momento, todas las miradas están puestas en la tan esperada contraofensiva ucraniana, que probablemente comenzará pronto. Pero también hay importantes desarrollos en el frente diplomático.

La semana pasada, Xi Jinping llamó a Volodymyr Zelenskyy. Durante una reciente visita a Kiev, me sorprendió la ansiosa anticipación, tanto en la oficina del presidente como en el Ministerio de Asuntos Exteriores, de esa conversación con el líder de China. Ahora, la llamada Xi-Zelenskyy finalmente ha tenido lugar y, según el presidente ucraniano, fue “larga y significativa”. Beijing anunció más tarde que nombraría un enviado para trabajar hacia un acuerdo de paz.

Hay razones obvias para ser cautelosos con los esfuerzos diplomáticos de China. Xi ha enfatizado repetidamente su respeto por su “querido amigo”, Vladimir Putin. El plan de paz de China para Ucrania, publicado a principios de este año, fue vago y no pidió la retirada de las tropas rusas. Hay claros beneficios propagandísticos para Beijing al proclamarse interesado en la “paz”, mientras que no hace demasiado. Incluso si China está en serio, será terriblemente difícil cerrar la brecha entre Kiev y Moscú.

Pero, sin embargo, es equivocado descartar la idea de que China podría desempeñar un gran papel en poner fin a este brutal conflicto. Por diferentes motivos, Ucrania, Rusia, Estados Unidos, Europa y China en sí misma tienen un interés potencial en la participación de Beijing.

Los ucranianos entienden que Xi tiene una influencia única sobre Putin, si decide utilizarla. Frente a las sanciones occidentales, Rusia depende de China para mantener a flote su economía.

La administración Biden cree que hay muy pocas posibilidades de que China ejerza una presión significativa sobre Rusia, y algunos altos funcionarios aún temen que Beijing tome la dirección opuesta y suministre armas a Rusia. Pero los ucranianos son más optimistas. Pensaron que vieron signos reales de tensión entre Putin y Xi durante la reciente visita del presidente chino a Moscú e incluso me dijeron que Xi acortó su visita.

¿Por qué podría estar perdiendo la paciencia Xi con Putin? No hay duda de que los líderes rusos y chinos están unidos en su hostilidad al poder estadounidense. Una victoria rápida de Rusia en Ucrania podría haberle venido bien a China. Pero una guerra prolongada se está convirtiendo en una responsabilidad estratégica para Beijing. En lugar de debilitar el sistema de alianzas liderado por Estados Unidos, la guerra en Ucrania ha provocado un mayor acercamiento entre Estados Unidos, Europa y las democracias asiáticas.

China ha pasado décadas intentando construir su influencia en Europa. Pero su autoproclamada asociación “sin límites” con Rusia ha convencido a muchos europeos de que Beijing también es una amenaza. Estadounidenses y europeos están utilizando el mismo lenguaje sobre “reducir el riesgo” de su relación con China mediante la disminución de la dependencia económica. Esto es importante para Beijing porque la UE es su principal mercado de exportación. Los lazos militares entre Japón, Europa y EE. UU. también se están fortaleciendo.

La mejor manera para que Beijing reconstruya su reputación en Europa sería jugar un papel visible y positivo en poner fin a la guerra. Ese tipo de logro también tendría un impacto global, apoyando la narrativa preferida de Xi de que el poder estadounidense está en retirada y que China es una fuerza para la paz.

Ciertamente, hay evidencia de que Beijing está adquiriendo un gusto por el negocio de la paz. China se está regocijando en la publicidad positiva obtenida de su papel en la normalización de las relaciones entre Irán y Arabia Saudita. Los chinos presidieron recientemente una conferencia en Samarcanda sobre la paz en Afganistán. Beijing incluso ha hablado de mediar en el proceso de paz entre israelíes y palestinos. (Cuando mencioné esto en Washington, la noticia fue recibida con una sonrisa y la típica frase – “buena suerte con eso”.)

Dado el creciente conflicto entre Washington y Beijing, se podría esperar que Estados Unidos tenga una visión desfavorable de que China se involucre en Ucrania. Pero luego de un debate interno, la administración Biden ha decidido no descartar de plano la iniciativa de paz china, sino intentar moldearla.

Los estadounidenses entienden los peligros de parecer contrarios a una resolución pacífica. Pero no es solo eso. EEUU también está cada vez más interesado en encontrar una manera de poner fin a la guerra en Ucrania. Washington sabe que cuanto más dure el conflicto, más difícil será mantener un consenso occidental sobre la inversión de miles de millones de dólares en ayuda militar y económica a Ucrania.

La opinión predominante en Washington y en muchas capitales europeas es que los ucranianos deberían recibir la mayor cantidad de apoyo posible antes de su contraofensiva. El objetivo ucraniano es lograr una victoria decisiva que ponga fin a la era de Putin. Pero eso es poco probable. Un resultado más probable es que Ucrania fortalezca su posición en el campo de batalla antes de las conversaciones de paz.

Ha habido muchas discusiones sobre si la alianza occidental podría ejercer presión sobre Ucrania para negociar. Menos discutido, pero probablemente más importante, es quién podría obligar a Rusia a hacer concesiones significativas, incluida la retirada del territorio ocupado y el abandono del esfuerzo por arruinar a Ucrania.

La única respuesta plausible a esa pregunta es China. Solo Xi puede ofrecer un apretón de manos cálido a Putin en público a la vez que le tuerce el brazo en privado. En algún momento, el líder chino podría decidir que es de interés para su país hacer precisamente eso.

Gideon Rachman ha sido columnista en jefe para asuntos exteriores del Financial Times desde 2006.  Se unió al FT luego de una carrera de quince años en The Economist que incluyó puestos como corresponsal extranjero en Bruselas, Washington y Bangkok.  Sus intereses particulares incluyen la política externa de Estados Unidos, la Unión Europea y la globalización.

Derechos de Autor – The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

últimas noticias


En vídeo


YouTube video

Sucesos


YouTube video

Política


YouTube video

Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

¿Qué son y para qué sirven?

Washinton Report News

Ola de calor afecta a 45 millones de personas en EEUU

Washinton Report News

Patricia Moreno, la trabajadora social latina que lucha por la salud de los más necesitados en Virginia

Washinton Report News