Washington Report News
Sin categoría

Candidatura de Biden es un desafío a Trump y a la historia

Aunque el presidente se presentó en su día como “un puente” hacia una nueva generación de líderes demócratas, ha decidido que no está preparado para ceder la antorcha todavía.

El presidente Joe Biden anunció formalmente que buscará un segundo mandato, argumentando que la democracia estadounidense aún enfrenta una profunda amenaza por parte del expresidente Donald Trump, al tiempo que estableció la posibilidad de una revancha culminante entre ambos el próximo año.

En un video en el que se muestran imágenes de una turba de partidarios de Trump irrumpiendo en el Capitolio el 6 de enero de 2021, el presidente dijo que la “lucha por nuestra democracia” ha “sido el trabajo de mi primer mandato”, pero que está incompleto mientras su predecesor monte una campaña de regreso a su antiguo cargo que Biden sugirió que pondría en peligro derechos fundamentales.

“En todo el país, los extremistas MAGA se están alineando para arrebatar esas libertades fundamentales”, dijo Biden, citando el lema Make America Great Again de Trump para describir a los aliados del expresidente. “Recortar la Seguridad Social que has pagado durante toda tu vida mientras se reducen los impuestos a los más ricos. Dictar qué decisiones sanitarias pueden tomar las mujeres, prohibir libros y decirle a la gente a quién puede amar. Todo ello mientras hacen que cada vez sea más difícil que puedas votar.

“Cuando me presenté a la presidencia hace cuatro años”, añadió, “dije que estábamos en una batalla por el alma de Estados Unidos. Y seguimos estándolo”.

La declaración oficial puso fin al suspenso sobre las intenciones de Biden y despejó el camino hacia otra candidatura presidencial, salvo que se produzcan acontecimientos imprevisibles. Aunque había manifestado repetida y sistemáticamente su intención de presentarse, Biden avivó de nuevo las especulaciones al retrasar su lanzamiento durante meses. Ahora su equipo puede montar la estructura formal de una organización de campaña y recaudar dinero para financiarla.

Biden nombró directora de campaña a Julie Chávez Rodríguez, asesora de la Casa Blanca y nieta del emblemático líder sindical César Chávez. Quentin Fulks, un agente demócrata que recientemente dirigió la campaña de reelección del senador Raphael Warnock en 2022 en Georgia, será su principal asistente. Pero se espera que la operación sea supervisada desde la Casa Blanca por altos asesores presidenciales.

Aunque durante su campaña para 2020 se describió a sí mismo como “un puente” hacia la próxima generación, un comentario que algunos interpretaron como una insinuación de que no se presentaría a un segundo mandato, Biden concluyó que, de hecho, no estaba preparado para ceder la antorcha todavía. Su decisión fue alimentada en parte, dijeron sus allegados, por su antipatía hacia Trump y su creencia de que es el demócrata mejor posicionado para evitar que el expresidente acusado penalmente y dos veces imputado vuelva a capturar la Casa Blanca.

El expresidente Donald Trump es el principal aspirante a la presidencia contra el actual presidente Joe Biden, quien anunció hoy su candidatura para un segundo mandato, habiendo ya derrotado a Trump en 2020. FOTO: Todd Heisler – The New York Times.

Al ofrecerse de nuevo como candidato, Biden está pidiendo a los estadounidenses que le confíen los poderes del comandante en jefe hasta bien entrada su novena década. A sus 80 años, Biden ya es el presidente de más edad en la historia de Estados Unidos y, si ganara, tendría 86 al final de un segundo mandato, casi nueve años más que Ronald Reagan cuando dejó la Casa Blanca en 1989. Trump, quien no es ningún joven a sus 76 años, sobreviviría él mismo a todos los presidentes por edad, salvo Biden, si volviera al Despacho Oval y terminara su posible nuevo mandato a los 82 años.

Aunque Biden preside un partido más unificado que su posible rival, muchos demócratas temen en privado que el presidente no esté preparado para otra campaña. Su índice de aprobación general sigue estancado en poco más del 42 por ciento , según un conjunto de encuestas del sitio web político FiveThirtyEight, más bajo que el de 10 de los últimos 13 presidentes a esta altura de sus mandatos.

Aunque las encuestas muestran que la mayoría de los demócratas tienen una opinión favorable sobre Biden, una mayoría de ellos prefiere que no vuelva a presentarse. En una encuesta de NBC News publicada esta semana, el 70 por ciento de los estadounidenses, incluido el 51 por ciento de los demócratas, afirmaron que no debería aspirar a un segundo mandato. Siete de cada 10 de los que no quieren que sea presidente cuatro años más citaron a su edad como factor.

Biden y Trump se enfrentan a una carrera sorprendentemente competitiva, con encuestas recientes de Yahoo News, The Wall Street Journal y Morning Consult que muestran al presidente ligeramente por delante, mientras que los sondeos de The Economist y el Centro de Estudios Políticos Estadounidenses de la Universidad de Harvard lo sitúan por detrás por varios puntos. Biden se enfrenta a resultados igualmente desiguales contra el Gobernador Ron DeSantis, de Florida, el rival más fuerte de Trump por la nominación republicana.

El anuncio de Biden representó el último capítulo improbable de una larga vida en cargos públicos, la cuarta vez que se lanza al ruedo presidencial y presumiblemente la última campaña de una carrera de más de medio siglo que comenzó con su elección al Consejo del Condado de New Castle en 1970.

A lo largo de 36 años en el Senado, ocho como vicepresidente y las campañas a la Casa Blanca de 1988, 2008 y 2020, Biden se ha convertido en uno de los rostros más conocidos de la vida estadounidense, tanto por su resistencia ante la adversidad como por sus habituales metidas de pata. Y, sin embargo, el hombre paternalista que da palmaditas en la espalda, que hace tratos por encima de la mesa, ha tenido dificultades para convertir décadas de buena voluntad en la presidencia unificadora que prometió.

El presidente Joe Biden anunció hoy que Julie Chávez Rodríguez estará a cargo de su campaña presidencial para 2024. FOTO: Bridget Bennett – The New York Times.

Trabajando con un estrechísimo margen partidista en el Congreso, Biden consiguió en sus dos primeros años algunas de las victorias legislativas más ambiciosas de cualquier presidente moderno, incluido un paquete de ayuda COVID-19 por valor de $1.9 millones de millones; un programa de $1 millón de millones para reconstruir las carreteras, autopistas, aeropuertos y otras infraestructuras del país; e importantes inversiones para combatir el cambio climático, reducir los costos de los medicamentos recetados a las personas mayores, tratar a los veteranos expuestos a quemaduras tóxicas y desarrollar la industria nacional de semiconductores. Algunos de esos proyectos se aprobaron con apoyo de varios votos republicanos.

En el camino, ha revitalizado las alianzas internacionales que se habían deshilachado bajo Trump, fortaleciendo la unidad de la OTAN y a otros socios de todo el mundo para oponerse a la invasión no provocada de Rusia en Ucrania. Con apoyo bipartidista, ha comprometido más de $100 mil millones para armar al ejército ucraniano y ayudar a su gobierno y a su pueblo a sobrevivir a la embestida rusa.

Sin embargo, su decisión de retirar las fuerzas de Afganistán, después de 20 años en cumplimiento de un acuerdo con los talibanes alcanzado por Trump, condujo a una debacle en 2021 en la que los militantes radicales se hicieron con el control del país, los afganos que huían se agolparon en los aviones estadounidenses que despegaban de Kabul y un terrorista suicida mató a 13 soldados estadounidenses y 170 afganos durante la retirada.

Biden también ha luchado por asegurar la frontera suroeste de Estados Unidos, donde la inmigración ilegal se ha disparado, y ha tenido un éxito desigual a la hora de estabilizar la economía tras la pandemia, que ha visto cómo la inflación alcanzaba su nivel más alto en cuatro décadas y los precios de la gasolina se disparaban a niveles récord. Aunque ambos han empezado a bajar y el desempleo está cerca de mínimos históricos, muchos estadounidenses siguen inquietos por la ansiedad económica.

Tal vez lo más frustrante para Biden sea que sus esperanzas de sanar las fisuras que se ensancharon bajo Trump no ha fructificado por ahora, con la sociedad estadounidense aún profundamente polarizada y su predecesor todavía una fuerza potente para agitar las fuerzas de división y envalentonar a los supremacistas blancos y antisemitas.

Los críticos del presidente dicen que Biden es el que divide por sus ataques a los “republicanos ultra-MAGA” de Trump, y lo retratan como un socialista empeñado en destruir el país. Independientemente de a quién nominen, los republicanos esperan desafiar a Biden el próximo año vinculándolo a los problemas económicos de la nación y describiéndolo como un líder irresponsable cautivo de la izquierda activista de su partido.

Peter Baker – The New York Times

Lea el artículo original aquí.

últimas noticias


Pelé, el rey del fútbol que aspira a entrar en el diccionario de la lengua portuguesa


México acusa a su jefe de migración por el incendio donde murieron 40 migrantes en Ciudad Juárez


La historia de Drew Maggi, el jugador que después de 13 años llegó a la MLB


Walmart cerrará 20 de sus tiendas. Descubra aquí cuáles son


Cómo detener una guerra entre Estados Unidos y China


En vídeo


YouTube video

Sucesos


YouTube video

Política


YouTube video

Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

José Altuve pronto volverá a los Astros

Los inmigrantes: ¿Salvarán la economía estadounidense?

Washinton Report News

Nohra Rodríguez y cariño extra para los niños

Washinton Report News