Washington Report News
Sin categoría

Alquileres disparados niegan vivienda a un gran sector de la población mundial

Los jóvenes y aquellos con salarios más bajos están siendo excluidos tanto de los alquileres como de las compras de viviendas.

Opinión de la Junta Editorial del Financial Times

Algunas personas se ven obligadas a vivir en furgonetas. Algunas duermen en sofás de amigos. Muchos han regresado a vivir con sus padres. Desde los centros tecnológicos bálticos hasta las islas griegas de vacaciones y las grandes capitales como Berlín o Londres, una serie del Financial Times está resaltando el creciente costo de alquilar viviendas en muchas partes de Europa, EEUU y el resto del mundo. La escasez de oferta se ve agravada por la inflación y el aumento de las tasas de interés, lo que está elevando los alquileres. Aquellos que en países como Gran Bretaña e Irlanda ya habían sido apodados como la Generación del Alquiler, personas menores de 40 años que no pueden comprar una vivienda debido a los valores inmobiliarios desbordados y los crecientes costos hipotecarios, ahora también se encuentran excluidos del mercado de alquiler.

Los efectos son diversos. Millones de personas se quedan más tiempo en la casa familiar, retrasando la transición hacia la plena independencia. La incapacidad para mudarse y aprovechar oportunidades laborales tempranas puede perjudicar las perspectivas a largo plazo de los jóvenes. Aunque también influyen otros factores, como los bloqueos por el Covid que llevaron a veinteañeros de vuelta a casa, en promedio, en toda la UE el 42 por ciento de los jóvenes de 25 a 29 años viven con sus padres, según Eurostat. En países como Grecia, Italia, Portugal, Irlanda y España, la proporción supera los dos tercios.

En Gran Bretaña, la expansión del número de estudiantes universitarios está exacerbando la presión sobre el alojamiento en algunas ciudades, lo que aumenta aún más los costos de vivienda de los estudiantes. En Italia, los estudiantes protestaron en varias ciudades esta primavera debido a la escasez de viviendas asequibles, después de que la pandemia acelerara la conversión de muchos apartamentos residenciales en alquileres vacacionales a través de plataformas de intercambio de casas como Airbnb.  Lo mismo ha ocurrido en EEUU.

Aquellos con bajos ingresos en términos generales, a menudo trabajadores clave del sector público, pueden tener dificultades para pagar o conseguir vivienda en absoluto. En algunas regiones y países, la falta de viviendas asequibles se está convirtiendo en un problema político.

Los gobiernos están adoptando soluciones a corto plazo; el SPD de gobierno de Alemania está planteando un congelamiento nacional de alquileres de tres años. Tales medidas pueden aliviar la presión sobre los inquilinos, pero pueden ser contraproducentes al desalentar el desarrollo o provocar aumentos preventivos de alquileres antes de que surtan efecto. Los subsidios de vivienda para los de bajos ingresos son una alternativa específica, pero pueden resultar costosos para las autoridades en mercados “calientes” con oferta escasa.

Los gobiernos locales y centrales pueden ayudar a garantizar un “buen” comportamiento por parte de los propietarios a través de incentivos y regulaciones. La intervención para limitar el alquiler a corto plazo de propiedades a través de plataformas como Airbnb se puede justificar para impulsar el suministro de viviendas y evitar que las ciudades y los complejos turísticos se queden vacíos, a través de sistemas de permisos o cambios fiscales para incentivar el alquiler a largo plazo, aunque muchas ciudades han tenido dificultades para promulgar y hacer cumplir tales programas.

En última instancia, en todas partes, el aumento de los alquileres tiene la misma causa subyacente: una falla en el sector de la vivienda para proporcionar suficiente oferta donde la demanda es fuerte. Los remedios variarán de un país a otro, incluso de una ciudad a otra. Pero los principios generales son los mismos. Uno de ellos es flexibilizar las regulaciones sobre el uso de la tierra y la zonificación que han restringido la oferta, y descentralizar la toma de decisiones y los incentivos hacia las áreas metropolitanas, que tienen la mejor idea de sus necesidades.

Otro es reconstruir la inversión en viviendas sociales y asequibles. La inversión en el desarrollo de viviendas en países de la OCDE se redujo de un promedio del 0,17 por ciento del producto interno bruto en 2001 al 0,06 por ciento en 2018. Pero construir viviendas sociales es un uso a largo plazo mucho más productivo de los fondos públicos que subsidiar alquileres, ya que expande la oferta en general.

El aumento de la oferta de viviendas también puede crear perdedores: a menudo, propietarios de propiedades más antiguas cuyos valores de vivienda o ingresos por alquiler pueden verse reducidos. Esto tiene su propio costo político. Sin embargo, lo que está en juego es garantizar que los jóvenes y los menos favorecidos puedan tener un techo sobre sus cabezas, y que las ciudades puedan alojar a las personas que necesitan para funcionar.

La Junta Editorial

Derechos de Autor – The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

últimas noticias


McConnell podría estar experimentando pequeñas convulsiones epilépticas


Advertencia de inundación persiste en Arizona durante el fin de semana


La NASA descubre un nuevo cráter lunar provocado por la sonda espacial rusa "Luna-25"


Texas elimina el impuesto a los productos menstruales y para bebés


Los Telez sufren accidente de tránsito y pierden a uno de su equipo


TIROTEO MADE IN USA


YouTube video

Sucesos


Lejos pero no ajenos: los tiroteos masivos afectan la salud mental de todos


El detrás de cámara del documental MS-13: Te unís o te morís


Política


Nacional

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Joven crea app para promover negocios latinos del DMV

Tom Brady aclara rumores sobre su posible regreso a la NFL

Teddy, el niño que aprendió a leer por sí mismo a los dos años

Washinton Report News